domingo, diciembre 18, 2016

Alfa Romeo 2600 Sprint de True Scale Miniatures






Alfa Romeo reorientó tras la II Guerra Mundial su producción de vehículos hacia un producto más popular que lo que había venido ofreciendo hasta ahora. Ello no supuso que la nueva generación de Alfas perdieran ni su marcada distinción estética ni el carácter deportivo de sus mecánicas. Sin embargo, una década más tarde, la firma de Milán sorprendía a propios y a extraños al presentar en el Salón de Ginebra de 1962 su nuevo modelo 2600 en sustitución del modelo 2000 de 1958, siendo realmente una evolución de éste último pero dotado de un novedoso motor de seis cilindros de nuevo cuño.

Al igual que el modelo 2000, el nuevo 2600 estaba disponible en tres variantes de carrocería: la Berlina de cuatro puertas con una carrocería de la propia casa, el barroco Spider diseñado por Touring y el elegante y distinguido coupé Sprint, obra de Giuggiaro cuando era diseñador jefe en Carrozeria Bertone. Realmente se trataba de las mismas tres carrocerías ya vistas en el modelo 2000 con pequeños retoques y distintivos. Tanto la versión coupé 'fastback' de Zagato como la berlina deportiva de OSI llegarían tres años después y como modelos especiales sólo disponibles bajo pedido.

La gran novedad que realmente aportaba el 2600 era el nuevo motor de seis cilindros en línea realizado en aleación ligera con doble árbol de levas en cabeza. Mientras que en la berlina iba equipado con un juego de dos carburadores que le proporcionaban 130 CV de potencia, en el Spider y en el Sprint se ofrecía con tres carburadores dobles que elevaban la potencia hasta los 145 CV.

Sin duda alguna, el modelo más exitoso de todos fue el Sprint, con cerca de 7.000 unidades vendidas por encima de los alrededor de 4.293 que sumaron las ventas de la Berlina y del Spider. De hecho el modelo de cuatro puertas resultó un fracaso debido una estética muy alejada del estilo Alfa Romeo. El Spider por su parte lucía unas líneas muy al estilo de su hermano pequeño el Giulia Spider, pero no contaba con la manejabilidad de éste, cosa que no sedujo a los auténticos apasionados alfistas.

El 2600 Sprint produjo un efecto totalmente contrario que sus hermanos de gama. Resultó especialmente seductor el hecho de que pese a tener una imagen muy deportiva, podía desplazar cómodamente a cuatro adultos. Igualmente, conjugaba muy bien la manejabilidad y el brío de sus hermanos pequeños de gama aportando la distinción que le otorgaba su nuevo motor de seis cilindros en línea. El diseño de Giuggiaro marcó el estilo que en los años sucesivos identificaría a los coupés de la marca.

Para el 2600 Sprint no suponía problema alguno mirar de tú a tú a otros automóviles a priori de mayor categoría, como los Maserati 3500 GT y Sebring, o el Aston Martin DB4. El Gobierno italiano adquirió una partida de 2600 Sprint que fueron entregados a los escuadrones 'Pantera' y 'Gazzella' de la Policía de Carretera y de los Carabinieri. Resultaron los autos ideales para perseguir a delincuentes en una época donde se incrementaron en Italia los atracos y delitos por parte de bandas motorizadas. Algunas películas de la época son fiel testigo de ello, como es el caso del fantástico thriller de acción 'Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha', dirigido por Elio Petri en 1970, y protagonizado por Florinda Bolkan y Gian Maria Volonté, en el que se puede ver a éste último en un Alfa 2600 Sprint de color gris.

La trayectoria del Alfa 2600 finalizó en 1968. Alfa no volvería a fabricar un automóvil similar con la honrosa excepción del deportivo Montreal en 1970 y del GTV 6 de 1981. 

Hace unos años perdí la oportunidad de hacerme con la miniatura del Alfa Romeo 2600 Sprint realizada por Looksmart cuando ésta estuvo de oferta. La siguiente opción era el modelo de Bang, toda vez quedaba desechada la opción del realizado por EG Edison para un coleccionable sobre la marca Alfa Romeo vendido en Italia. Finalmente y tras esperar unos años, el fabricante True Scale Miniatures ha añadido este modelo a su catálogo y lo cierto es que esta espera ha merecido la pena dado el fino trabajo realizado por esta firma de miniaturas. Realizado en resina, el modelo destaca por su finura, con un molde correcto y proporcionado que representa a la perfección las formas del vehículo en cuestión, así como un acabado de enorme calidad, con muchas piezas independientes y realizadas en fotograbado. Sin lugar a dudas, ha merecido la pena esperar por esta miniatura.

viernes, diciembre 02, 2016

Seat 600 E Descapotable de Solido







Fiat cesaba la producción de su popular utilitario 600 en 1970. Esta decisión traería consecuencias trascendentales para la española Seat, una de ellas el lanzamiento de un nuevo modelo de su 600, denominado E. Fiat lanzó al mercado su 600 E en 1964 y seis años después éste llegaba a España después de más de un lustro de espera por parte de los automovilistas españoles de las mejores que este coche incorporaba respecto al incombustible 600 D aún en producción.

La primera mención que se hace sobre el lanzamiento del nuevo Seat 600 E aparece recogida en el documento 'Memoria y Balance del ejercicio 1970' de Seat. La operación se definió como un "relanzamiento" del popular utilitario, viendo la luz en febrero de ese mismo año. El hecho de que Italia cesaba la producción del Fiat 600 deja a Seat en una posición de privilegio, contando con los derechos en exclusiva de exportación de este modelo, aún con mucha aceptación en el mercado. Igualmente, el factor de que se vendieran más de 400.000 unidades anuales hizo que el precio de la patente Fiat bajara, lo que se vio reflejado en el precio de venta al público.

Ese año, Seat se presentó en el Salón del Automóvil de París exponiendo sus 850 E Lujo de cuatro puertas, el 1430 y el nuevo 600 E. El cambio más llamativo que aportaba el 600 E con respecto a su antecesor era el sentido de apertura de las puertas, en sentido de la marcha en contraposición al estilo "suicida". El frontal estrenaba nuevos faros más grandes además de un ornamento diferente a la bigotera anterior, más simple, con dos aspas laterales y un cuadrado central donde se incluía el emblema de Seat en rojo. El emblema del águila al término del capó desapareció. Los pilotos traseros también eran de mayor tamaño.

Bajo el capó trasero, nada nuevo, ahí seguía el veterano motor de cuatro cilindros 767 cc y 25 CV de potencia. Aparte de ser fácilmente reconocible estéticamente, el logo '600 E' en la trasera terminaba por delatarlo. El 600 E estaba disponible con carrocerías 'Comercial' y descapotable. Dejaría de fabricarse definitivamente a finales de julio de 1973 junto con la última de las versiones de este coche, el L Especial

La miniatura objeto de esta entrada corresponde a un Seat 600 E con carrocería descapotable, fácilmente reconocible por su techo de lona que se recogía hasta el parabrisas trasero. Está fabricada por Solido y se vendió dentro del coleccionable 'Todos los Seat 600', editado allá por el año 2003 por Salvat, como la entrega número 32. Precisaré que todos los Seat 600 E y L Especial que ofrece Solido, ya sea dentro del citado coleccionable o bien en el comercio regular, están basados en el viejo molde que empleaba el extinto fabricante Detail Cars, del que Solido adquirió los derechos para su explotación. Para ser un modelo vendido en un coleccionable, no ocurre lo mismo que pasa con este tipo de publicaciones que ofrecen miniaturas realizadas por Ixo, que tienen un acabado más sencillo que los Ixo de producción regular para las tiendas especializadas. En esta ocasión Solido -fabricante de gran solera, pero de miniaturas sencillas- ofrece el mismo producto, con lo que estamos ante una excelente miniatura con una imbatible relación calidad-precio. Su molde es correcto y proporcionado, además de tener una pintura muy bien aplicada. El detallado es razonablemente bueno sin entrar en una finura exagerada. El interior es la parte más floja aunque el hecho de estar pintado en diversos tonos salva el que carezca de otros detalles, como el cuadro de instrumentos. En definitiva, una muy buena miniatura que merece mucho la pena tener, quizás la mejor que podemos encontrar en el mercado de nuestros Seat 600 con apertura de puerta "normal".

Sirva este artículo como homenaje a mi padre, Miguel Ángel Romero Cabrera, cuyo primer coche fue un 600 E de color blanco y matrícula de Sevilla.