domingo, agosto 07, 2016

Seat 127 1972 de Brumm










Seat presentó en 1971 el coche llamado a sustituir a sus incombustibles y populares 850 y 600. Se trataba del 127, exacto al modelo que fabricaba Fiat en Italia. Mientras el público pudo conocer el nuevo utilitario del fabricante nacional en el Salón del Automóvil de Barcelona, la prensa especializada tuvo la ocasión de rodar con él en unas jornadas en la isla de Lanzarote. Su comercialización comenzó en abril de 1972. Supuso una revolución total con respecto a sus antecesores, puesto que Seat -Fiat- sustituía el concepto del todo atrás de sus 600 y 850 -tracción trasera y el motor colocado sobre el eje posterior- por el motor situado delante en posición transversal y la tracción a las ruedas anteriores, o sea, todo lo contrario a lo que el público se había acostumbrado. Era el primer automóvil de este tipo fabricado por Seat, no así por Fiat, que ya había probado esta configuración en el pequeño Autobianchi Primula de 1964.

El 127 contaba con un diseño sumamente atractivo y con cierto aire deportivo. Sus líneas fueron obra del diseñador Nino Manzu, a las órdenes del legendario Dante Giacosa al frente del Studio Fiat. Con sus menos de 3,6 metros la prensa especializada elogió el racional aprovechamiento de su espacio interior, de hecho, el Fiat 127 recibió el galardón 'Car of the Year 1972'. Las primera unidades sólo tenían dos puertas pese a la forma de su trasera, donde había una tapa de maletero convencional. Un año más tarde se introdujo la carrocería con portón trasero, que gracias a sus asientos abatibles ganaba notablemente en practicidad.

La fabricación del Seat 127 se inicia en 1972 en la factoría de la Zona Franca de Barcelona. Iban equipados con un motor de cuatro cilindros de 903 cc y 47 CV de potencia. Se trataba de una mecánica derivada de la del Autobianchi A112 y, a su vez, del Fiat 850 Spider. En 1974 Fiat encarga a Seat la producción en exclusiva de la carrocería de cuatro puertas del 127, que se exportaría de Barcelona a todo el mundo. La primera serie del 127 tuvo su vida comercial entre 1972 y 1977 y era fácilmente distinguible por sus grupos ópticos delanteros rectangulares y una calandra con forma de nido de abeja, de idéntica forma, además de las llantas con tapacubos cromados. Se vendía en dos niveles de acabado, 'Básico' y LS. En 1977 Seat presenta la segunda generación del 127, fácilmente distinguible por la profusión del uso de sus componentes estéticos en caucho negro, aunque ésa es ya otra historia.

Hoy llega a 'El Kekomóvil' la segunda miniatura Seat que realiza el fabricante italiano Brumm, del que ya vimos sus excelentes reproducciones del Seat 600 N hace unos años. En esta ocasión e igualmente que con el 600, se trata de una edición exclusiva encargada por la tienda española www.minicar.es, que es el único que la distribuye en el territorio nacional. El modelo está disponible en tres colores: amarillo, blanco y rojo coral, cada uno una tirada limitada de 150 ejemplares. Vienen en un empacaje especial con una presentación donde se leen algunos de los logos comerciales de su época, como "Seat 127: un coche por delante de su tiempo" y "Seat 127, marca el camino a otros coches". Como todos los productos de Brumm, la miniatura está fabricada en metal y cuenta con un excelente y cuidado acabado, Tiene un molde de formas correctas y proporcionadas y un detallado compuesto de piezas independientes en plástico, así como algunos anagramas hechos de tampografía. Sí es cierto que no tengo otras miniaturas de este coche para compararlas, como pueden ser la de Norev o el de Ixo, tanto en versión para tiendas como para los coleccionables de Altaya. En beneficio del modelo de Brumm no podemos dejar de decir que está fabricado de forma semi artesanal "al 100% en Italia", baza que siempre esgrime el fabricante transalpino como enseña de su indiscutible calidad.

El hecho de adquirir este modelo a escala para mi colección, aparte del interés que me supone poseer una pieza que es una edición muy especial y limitada, obedece a que el 127 muy especial familiarmente, pues mi padre, Miguel Ángel, tuvo dos. El primero de ellos se encuentra en la última foto que ilustra la entrada, un primera serie verde oliva adquirido por mi abuelo José Romero para que lo compartieran sus hijos. Este coche en manos de dos jóvenes y apasionados conductores como mi padre y mi querido tío y padrino Josemari, sufrió algunos aparatosos accidentes, de hecho, en la foto podemos observar cómo quedó después de sufrir uno de ellos. El segundo 127 de mi padre fue segunda serie CLX Especial con motor 1.010 cc Especial, del que desgraciadamente no tengo foto. En todo caso, esta miniatura resulta una especie de unión de ambos 127, el modelo del primero con el color del segundo.

5 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Pobre 127, se fueron de tramos con él??
Al menos no hubo que lamentar percances mayores...

Yo tengo el FIAT de NOREV y me parece más o menos correcto, lo preferí a los altayeros que nunca me acabaron de convencer. El Brumm (marca de la que nada poseo) parece a simple vista como bueno, y si además es una edición exclusiva entonces merece mucho interés.

Y retrotrayéndonos muchos años atrás, siempre me pareció una "pasada" (lo tuve!) el modelo de rally de JOAL o Pilen a 1:43, no recuerdo bien la marca, en blanco y naranja. Fue mi coche preferido cuando era pequeño y cada vez que lo veo por Ebay me quedo embobado mirándolo.

Gracias por mostrarlo, amigo, y un saludo!

SEAT PC dijo...

El 127 fue para muchos el coche escuela y también el que muchos tuvieron como segundo coche de la casa, es verdad de que si fuera verde oliva tuviera mas éxito esta miniatura ala que le sigo viendo los pilotos traseros que no son mejores que los de altaya por el resto creo que tiene un pase.

Veo que el pobre tuvo un buen percance aún así eran duros como piedras y de mecánica fácil, en mi casa tuvimos un segunda serie CL con motor 1010 todo un ahorrador que con poca gasolina hacía mas kilómetros que uno de hoy en día de inyección.


Saludos

Keko dijo...

Gracias Pau y Antonio por vuestros comentarios y visitas.

Vamos a ver, esta miniatura dista mucho de ser perfecta, quizás creo que lo mejor que tiene es el molde y, sobre todo, según he visto por ahí puesto que no tengo ni el de Norev ni el de Ixo -o Altaya- es que este modelo es un 127 del 72 con maletero de tapa pequeña, mientras que los otros dos son post 1973 con portón. Brumm no es una marca que afine mucho sus acabados y pese a que faros, adornos, y demás están hecho de piezas independientes siempre resultan un poco toscos. Yo creo que lo más atractivo de este modelo es el hecho de ser un producto exclusivo y en edición limitada. Además de que personalmente, los productos Brumm creo que tienen un encanto que las otras dos marcas no tienen...

El 127 verde de la foto lo compró mi abuelo para mi tío y mi padre, fue el coche en el que ambos se foguearon y ambos tuvieron sonados accidentes con él, durando hasta que quedó totalmente siniestrado. Luego a posteriori mi padre tuvo un 600 E blanco de segunda mano y cuando éste murió mecánicamente, un 127 segunda serie CLX 1010 Especial amarillo tres puertas.

Unknown dijo...

UN SALUDO keko y gracias por tus comentarios y esta pagina..yo consegui el modelo de Brumm en Minicars hace relativamente un año..me gusta bastante y es superior al de Altaya..Esta muy bien que sea edicion exclusiva y numerada..tengo casi todos los modelos,y me quedo en primer lugar con Pilen y Norev,que son para mi extraordinarios,y el de Brumm tambien me gusta bastante...un saludo
juan manuel

Keko dijo...

Gracias Juan Manuel por la visita y el comentario. Yo la verdad que con este modelo de Brumm voy ya servido. Lo compré porque quedé muy satisfecho con sus Seat 600 y me apetecía tener este modelo así más exclusivo, pero no creo pille más 127 a no ser que sea un Serie 2.

Saludos