domingo, octubre 01, 2017

Ferrari 375 MM Coupé Scaglietti 'Roberto Rossellini' de Neo Scale Models







Roberto Rossellini, uno de los principales exponentes del denominado Neorrealismo italiano, además de ser uno de los grandes cineastas de la historia del Séptimo Arte, fue también uno de los mejores clientes que tuvo Ferrari en sus primeros años. Amigo personal del propio Enzo Ferrari, el director de 'Roma, citá alerta' poseyó una completa colección de autos del Cavallino Rampante en la que sobre todo destacaron modelos de su primera época: los 166, 212, 250, etc.

En 1954 adquirió de segunda mano a la propia factoría un 375 Mille Miglia con carrocería descubierta de Pininfarina. Con su motor de 4.5 litros y 330 CV de potencia, el 375 MM era una de las armas más temibles con las que Ferrari dominaba el Campeonato del Mundo de coches Sport. Rossellini tomó parte en alguna prueba deportiva como piloto amateur sin ningún éxito destacable. Tras accidentar su 375 MM contra un árbol, devolvió el coche a la fábrica y tomó la decisión de modificarlo para usarlo como coche de calle.

Una vez que el chasis 0402AM fue reparado, Rossellini lo envió a los talleres de Sergio Scaglietti en Modena y le encomendó su transformación. Para Scaglietti, especialista en la construcción de versiones de competición de autos Ferrari, sería todo un desafío, puesto que ahora Rossellini le comisionó el camino inverso al que habitualmente trabajaba. Tras un año de trabajo, Scaglietti logró un más que sorprendente resultado adaptando un auto de competición para uso por carretera.

Muchas reminiscencias del diseño original del 375 perduran en el coupé: el frontal apenas se tocó, además de las tomas de aire laterales y la torreta del capó. Bajo expreso deseo del propietario, el coche fue pintado en color plata con el interior rojo oscuro. Al tratarse inicialmente de un auto de competición, estaba construido en aluminio, no obstante Scaglietti desarrolló su transformación en vehículo de calle usando el mismo material, lo que lo hizo más peculiar aún. Eventualmente, Rossellini lo pintó de verde. En 1995 fue adquirido por John Shirley, ejecutivo de Microsoft, hasta el día de hoy.

Este Ferrari cuenta con un rico palmarés de premios en su haber, entre ellos el Best of Show en el Peeble Beach de 2014 o en el Relay del 60º Aniversario de Ferrari en Maranello 2007, precisamente es en ese evento donde tuve la ocasión de verlo y fotografiarlo, tal y como atestigua la última de las fotografías que ilustran la entrada.

La miniatura que hoy presento está fabricada por Neo Scale Models, como viene siendo habitual en esta casa es de resina. Es el primer Ferrari que realiza este fabricante si exceptuamos la versión Koenig del Ferrari Testarossa, que en ningún momento Neo lo vendió como Ferrari. Es de entender que Neo cuenta con la licencia para la reproducción de modelos del Cavallino, lo cual puede ser un acicate para muchos coleccionistas, dada la disparidad de miniaturas Ferrari que hay actualmente en el mercado, bien muy económicas y más cercanas a un juguete, o bien extremadamente costosas hechas por fabricantes muy artesanales. El modelo de Neo reproduce muy bien las sensuales líneas de este coche, coronando el trabajo con una excelente aplicación de la pintura y la profusión en el uso de ornamentos hechos en metal fotograbado, uno de los grandes atractivos de los modelos a escala de Neo. Estaremos atentos a posibles futuras realizaciones de miniaturas del Cavallino Rampante por parte de Neo.


2 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Y tanto que es como para seguir atentos!

No tenía ni idea de este coche, pero sé que muchos artistas italianos de toda clase de artes han tenido y tienen coches muy exclusivos. Le alabo el gusto, claro...

De la miniatura es imposible hablar mal, o yo no tengo suficiente nivel como para enjuiciarla. Así que tengo que darte la enhorabuena una vez más, Keko!

Saludos.

Keko dijo...

Gracias Antonio. Yo tuve delante el coche 1/1 cuando estuve en Maranello y la miniatura me parece muy buena reproducción. Ya tengo también el que encargó para su mujer, Ingrid Bergman, de Autocult, que pronto aparecerá por aquí.