domingo, julio 24, 2016

Chevrolet Corvette C1 Convertible 1959 de Neo Scale Models







Chevrolet, como división de vehículos más económicos y populares de la General Motors, sopesó seriamente suspender el proyecto Corvette tras los endebles resultados obtenidos en los dos primeros años de producción del coche, tanto desde el aspecto económico como del de la respuesta del público. El automóvil nacido para ser la contestación americana a los principales deportivos europeos estaba a punto de convertirse en una mera anécdota dentro de la gran historia del automovilismo. Sin embargo, tres factores influyeron decisivamente en su permanencia.

El primero de ellos, la introducción en 1955 del nuevo motor Chevrolet V8. La marca no fabricaba un motor de esta arquitectura desde 1919. El segundo factor: la entrada en escena del ingeniero belga de ascendencia judeo-rusa Zora Arkus-Duntov, cuyas directrices serían vitales para la continuidad del proyecto Corvette. Y, el tercero, la presentación del nuevo modelo deportivo de Ford, el Thunderbird de 1955, un descapotable de dos asientos que si bien, tenía una vocación más burguesa que el Vette, estaba claro que si GM renunciaba a éste, los titulares de la prensa lo verían como un victoria entre el histórico enfrentamiento que libran Ford y Chevrolet por ser el fabricante líder en su país.

Arkus-Duntov fue una de las muchas personas presentes en aquel 17 de enero de 1953 en el evento GM Motorama celebrado en el Waldorf Astoria de Nueva York para la presentación del Corvette. Poco después se incorporó a la plantilla de Chevrolet. Este señor había quedado fascinado con el fabuloso aspecto del Corvette, obra de Harley J. Earl. Ya como trabajador de GM, escribió al ingeniero jefe de Chevrolet, Ed Cole, trasladándole un memorando en el que detallaba que para que el Corvette tuviera el éxito para el que había sido fabricado, debía equiparse con un motor más potente que le hiciera competitivo frente a la fuerte competencia que llegaba de Europa. Finalmente se accedió a equipar la nueva generación Corvette de 1955 con el nuevo motor Chevrolet 265 ci de 4.3 litros y 210 CV de potencia. Esto no sólo hizo remontar las ventas y la aceptación del Corvette, sino que le valió a Zora Arbus-Duntov el puesto al frente de la división Performance de Chevrolet, a la par que de siempre se le recordaría como 'Mr Corvette' o 'Padre del Corvette'.

En 1956 el Corvette estrena una nueva carrocería fácilmente distinguible por sus flancos de  diferente color en contraste con la carrocería, en blanco o bien en gris oscuro, si se optaba por el color blanco como tono principal para la carrocería. Este modelo ya no dejaba duda de que GM, y más concretamente Chevrolet, estaba en el negocio de los autos deportivos. La potencia del V8 subió hasta los 240 CV y la transmisión manual de tres velocidades fue estándar. Un año después el V8 ya cubicaba 4.6 litros -283 ci- y estaba disponible una nueva caja de cambios manual de cuatro velocidades. El motor estaba alimentado por inyección y producía 290 CV. Chevrolet redujo esta potencia en los papeles hasta los 283 CV de cara a la campaña de marketing con que el coche se vendería, "1 HP per in3" -1 CV por pulgada cúbica-. Zora Arbus-Duntov envió a Europa varios de sus Corvette de 1957 para correr en algunas competiciones, incluidas las 24 Horas de Le Mans.

1958, en cuanto a estilismo del automóvil, fue el año de los faros delanteros gemelos y las alas traseras y el Corvette asumió estos recursos estéticos. El interior se rediseña y el tacómetro se colocó justo delante del conductor. El motor de 4.6 litros estaba disponible con potencias que iban desde los 230 hasta los 290 CV. Los cinturones de seguridad venían montados de fábrica y no por el concesionario. El modelo de 1959 permaneció exacto al del año anterior, siendo la única novedad un techo duro de color turquesa para los modelos descapotables. En 1960 la trasera con alas dio lugar a una cola descendente con cuatro grupos ópticos circulares, hoy día un rasgo inconfundible del Corvette. 1962 fue el último año del Corvette de primera generación tras nueve años en el mercado. Fue en este modelo donde Chevrolet introdujo su nuevo motor de bloque pequeño 327 ci de 5.4 litros, con potencias desde los 250 hasta los 360 CV. Un año después vería la luz la segunda generación del Corvette, el Sting Ray, aunque ésa es ya otra historia.

Tras el precioso y encantador Corvette C1 de 1953 de Neo Scale Models, llega del mismo fabricante un no menos bonito C1 de 1959 -modelo 1958-1960-, el cual cuenta con las mismas bondades. Un molde de formas correctas y proporcionadas y un muy cuidado acabado exterior donde destaca el rico detallado con profusión de piezas independientes, bien de plástico cromado, bien de metal fotograbado. El modelo a escala cuenta con la habitual calidad de Neo Scale Models y estoy muy seguro que no va a defraudar a nadie.

5 comentarios:

Mar iano dijo...

IMPRESIONANTE, CUANTOS DETALLE!

SALUDOS!

http://clasicos1-64.blogspot.com.ar/

golfman dijo...

Wow! It is indeed a beautiful model. For me, the most beautiful of all Corvette model years. Thank you for your review of this Neo model.

Keko dijo...

Nice to see you Golfman. This is really charming model, Neo did a great job on it. very recommending.

Regards my friend

Keko dijo...

Muchas gracias Mariano por tu visita y comentario, los modelos de Neo suelen venir muy bien detallados y la verdad que en miniaturas como este Corvette, los detalles lucen especialmente al ser un coche muy llamativo.

Un saludo

A.Sivianes dijo...

Qué pasada!
Además le tengo mucho cariño a este coche, uno de mis primeros 1:18 fue uno como éste en color gris y de Maisto, y ya me parecía una maravilla...
Ni que decir tiene que el tuyo es increíble, no sabe uno donde posar la vista primero.

Saludos!