domingo, septiembre 20, 2015

Peugeot 402 Eclipse de Norev





Mercedes provocó un gran revuelo en el año 1996 con el lanzamiento del SLK, un nuevo descapotable de tamaño compacto que incorporaba un techo rígido que se plegaba y desplegaba de forma automática. Pero lo cierto es que pese a tanto revuelo este ingenioso y práctico sistema no era nada nuevo y una vez más viene al pelo esa frase tan pedante de "todo está inventado", es por eso que voy a retroceder unas décadas hacia atrás para conocer los orígenes de este sistema.

George Paulin era un ciudadano parisino, dentista de profesión y con gran afición por la mecánica y la ingeniería, la que practicaba como distracción en su tiempo de ocio. Paulin ideó y patentó un sistema que permitía plegar y replegar el techo rígido de un automóvil convirtiendo en prácticamente segundos una berlina en un descapotable y viceversa.

El sistema de Paulin, que fue denominado Eclipse, fue empleado por primera vez a principios de los años 30 en el Peugeot 301, pero se hizo especialmente popular en el segundo modelo que lo montó, el Peugeot 402. El 402 vio la luz en 1935 y fue la respuesta de la firma de Sochaux al Tracción Avant de Citroen. Peugeot jugaba la baza del estilo con un coche que abandonaba el viejo estilo cuadrado en favor de unas nuevas líneas más fluidas y gráciles. Sin duda lo que más llamaba la atención era el diseño de su frontal, que abandonaba el clasicismo de las grandes parrillas rectas y sobrias al estilo de Rolls Royce o Hispano Suiza en favor de un estilo más aerodinámico y similar a los innovadores Auburn. La colocación de los faros dentro de la calandra otorgaban un aspecto aún más futurista al coche, siendo la característica más identificable de los 402.

Cinco años después del 301 Eclipse y en los que George Paulin logró perfeccionar notablemente su sistema de techo retractable automático, hace su aparición el Peugeot 402 Eclipse. Desarrollado sobre el chasis de batalla larga, el estándar, fue construido en los talleres del carrocero Marcel Portout. Los cinco años de trabajo entre Paulin, Portout y Peugeot no sólo lograron más fiabilidad en el sistema de plegado del techo, sino un diseño especialmente armonioso dada las complejidades que el techo duro retráctil entrañaba. Y es que el volumen central debía equilibrar un morro más bien corto con un trasera más larga. La integración de las ruedas dentro de la carrocería supusieron una gran ayuda a la hora de otorgar esa armonía, sobre todo en las traseras, que montaban un carenado similar al de los trenes de aterrizaje de los aviones.

El 402 Eclipse, al igual que el resto de los 402, se produjo entre 1935 y 1942. Los modelos fabricados hasta 1938 montaba un motor de 2.000 cc mientras que los producidos entre 1938 y 1942 equipaban una evolución de 2,2 litros. Tras su cese de fabricación, Peugeot no volvió a usar un sistema de techo similar hasta 1999 con la aparición del 206 Coupé-Cabriolet. Otros descapotables que emplearon un sistema similar fueron el Ford Fairlane Skyliner de 1957 y el Mitsubishi 3000 GT Spider, ya a finales de la década de los 80 y en los 90, además del Mercedes SLK, al que hice mención al principio del artículo.

La miniatura que hoy presento está realizada por Norev en diecast. Su nivel de realización es muy correcto, con un molde de formas muy acertadas. Si bien Norev no es un fabricante que destaque por sus acabados preciosos y refinados en este caso los califico como muy buenos. Sin duda el gran atractivo de esta miniatura es sin duda el techo operable que da mucho juego a la hora de exponerla en la vitrina.

No hay comentarios: