domingo, diciembre 12, 2010

Chevrolet Camaro 1967 de Minichamps

De la misma forma en que la Ford Motor Company revolucionó la automoción mundial con la invención de la producción en cadena, la firma de Detroit supo conquistar al gran público americano gracias al Ford Mustang y al concepto Pony Car, que básicamente consiste en ofrecer un coche de tamaño contenido y aspecto juvenil con un sinfín de opciones para su personalización de modo que dicho automóvil podía atraer a un amplio público con la posibilidad de elegirlo casi a la carta.

El Mustang vio la luz en 1964 y el éxito fue inmediato, por lo que General Motors no quiso renunciar a su parte del pastel. En 1966 ya tenían el nombre, Camaro, vocable francés que significa 'camarada, colega', y en 1976 ya estaba en la calle.

Basado en la plataforma del Nova, la primera generación del Camaro se ofrecía con dos carrocerías, coupé y convertible, tres niveles de equipamiento, RS, SS y Z28, 80 opciones, 40 accesorios y dos tipos de motores, de seis cilindros en línea y V8.

Estéticamente era un coche de lineas simples y un marcado acento deportivo.

El Camaro disponía de una extensa gama de propulsores según el paquete de equipamiento que el cliente solicitaba. La gama se iniciaba con el seis cilindros en línea de 3,8 litros y 140 cv, aunque la mayoría de compradores solía optar por el 5,7 litros o el 6,5 litros, ambos V8, con potencias entre los 300 y los 375 cv. Estas dos mecánicas se servían con los paquetes RS y SS.

Ya con el paquete de opciones Z28 el Camaro estaba mucho más cerca de ser un Muscle Car. Equipado con un V8 del tipo bloque compacto de 4,9 litros que podía ser modificado hasta rendir 400 cv, este automóvil contaba con homologación para correr la Trans Am.

Igualmente todas las opciones mecánicas podían combinarse con varios tipos de cajas de cambio, dos manuales, de tres y cuatro velocidades, y dos automáticas, de dos y tres.

El summum de la gama Camaro lo constituyó el ZL1, un desarrollo especial para tomar parte en las carreras de la NHRA Super Stock, equipados con el V8 de 5,3 litros especialmente modificado para entregar 500 cv. Por si fuera poco y todavía quisiéramos un poco más, había especialistas externos como Yenko, con su famoso Camaro de 7,0 litros, el cual además de prestaciones ofrecía un plus de exclusividad.

La producción de la primera generación del Camaro finalizó en 1969, aunque algunas de las últimas unidades se sirvieron ya en 1970 con la segunda generación ya a la venta.

Después de un tiempo de espera Minichamps pone a la venta un nuevo auto americano y, sobre todo, es una alegría que no pertenezca al Grupo Ford. Este Camaro de 1967 es el segundo Chevrolet clásico que nos ofrece la marca alemana tras el Corvette Sting Ray. El modelo está muy bien ejecutado, me gustan sobre todos sus formas, que parecen bastante correctas. La combinación de colores es bastante clásica, blanca con las bandas gemelas negras e interior marrón. El contraste es bonito. Otro de los detalles más bonitos son las ruedas con la banda roja, todo un clásico de los deportivos del otro lado del charco. Quizás el punto más criticable, todo un clásico también de Minichamps, son los limpias hechos con un pegote de plástico en plena época de esfervescencia de las piezas de fotograbado.

1 comentario:

DataModel dijo...

Una pieza muy bonita y bien lograda. Se observa un muy buen brillo de la pintura.
Felicitaciones.