domingo, febrero 12, 2017

Bizzarrini 1900 GT Europa de Autocult







A la edad de 38 años, el joven y prestigioso ingeniero Giotto Bizzarrini decide fundar su propia empresa de automóviles en su Livorno natal. Sus éxitos laborales para compañías como Ferrari, Lamborghini o Iso se habían traducido en importantes contribuciones pero con pasos muy fugaces por cada una. Fue uno de los grandes artífices del auto más radical de entonces en la casa de Maranello, el 250 GTO, pero resultó despedido por el 'Commendatore' tras el episodio conocido como 'La revolución de los jefes'. Asumió el desarrollo técnico del primer automóvil de Ferrucio Lamborghini, el 350 GT, y tuvo un papel clave en el lanzamiento de la línea de coches GT en la empresa Iso, hasta ahora especializada en motocicletas, vehículos ligeros y aparatos de refrigeración. Fue en esta compañía, tras un desencuentro con Piero Rivolta -su propietario- en la concepción definitiva del deportivo Grifo lo que le movió a tomar su propio camino.

Bizzarrini había creado una compañía en 1962 bajo el nombre de Autostar, desde la cual había trabajado como consultor externo para otras empresas. Dos años después, en 1964, la rebautiza como Societá Prototipi Bizzarrini, y, en 1965, lo cambia por el definitivo Automobili Bizzarrini SPA. Su primer coche, el 5300 GT, no era más que una versión más civilizada y actualizada del Iso Grifo A3/C, el modelo cuya producción en serie rechazó Piero Rivolta en favor del A3/L de Bertone. Se trataba de un automóvil de alta gama y cuya producción semi artesanal lo limitaba al segmento más exclusivo del mercado, además de las versiones destinadas a la competición.

La idea de producir un automóvil deportivo pero de difusión más amplia y popular rondaba la cabeza de Giotto desde que iniciase su andadura particular y había llegado el momento de ponerla en marcha. Para ello desarrolló un chasis más compacto para el que en un principio pensó en equipar con el motor Fiat de 1.5 litros del modelo 1500, pero cambió de idea tras conocer las enormes posibilidades de la nueva mecánica OHC de 1.9 litros y 110 CV de Opel para su modelo Rekord.

Un chasis ligero de estructura tubular, aparejado a una carrocería de materiales plásticos y de sólo 104 centímetros de altura, y el alegre motor Opel, propiciaron un estupendo cóctel que hacía al pequeño Bizzarrini alcanzar una punta de 210 Km/H. El auto fue denominado, siguiendo el estilo de la casa, como 1900 GT, al que se le añadió el apellido Europa, en contraposición a su hermano mayor, el 5300 GT América, dado que en esta ocasión Bizzarrini había construido un auto más orientado a las exigencias de los automovilistas del viejo continente.

La presentación del Bizzarrini 1900 GT Europa tuvo lugar en el Salón de Turín de 1966. La poca demanda generada y su producción muy esporádica hizo que el coche no fuera un éxito. Se especula que sólo entre 12 y 17 autos salieron de la planta de Livorno entre 1966 y 1969, cuando su producción cesó.

Autocult es una de las más recientes incorporaciones al elenco de fabricantes de miniaturas a escala. Es una empresa alemana con sede en Weldestein fundada por Thomas Roschmann. Está especializada en la producción de modelos a escala 1/43 y 1/18, realizados en resina. Sus modelos son réplicas de autos muy exóticos y peculiares, tanto turismos como de competición o industriales y realizados en muy alta calidad. Además suelen venir acompañados en su empacaje con un pequeño libreto que ilustra con textos y fotos la historia del coche real que se reproduce en miniatura. En esta ocasión presento en el blog el primer modelo a escala de este fabricante que incluyo en mi colección, un precioso Bizzarrini 1900 GT Europa, quizás el modelo más raro fabricado por la firma de Livorno y, paradójicamente, uno de los más cotizados en el mercado de clásicos dada su limitada producción. La miniatura es de muy alta calidad, con un molde correcto en formas y proporciones y un acabado de gran impresión, con muchas piezas en fotograbado y hasta el más mínimo detalle. Sin duda, Autocult ha irrumpido con fuerza en el mercado de los coleccionistas de autos a escala y sus réplicas no pasan desapercibidas. Conviene remarcar que cada miniatura de Autocult es una serie limitada a 333 ejemplares. Habrá que estar atentos a todo lo que está por llegar de manos de la empresa de Thomas Rochmann. Por lo pronto, este primer modelo de su firma que llega a mi colección cuenta con una nota de matrícula de honor, y próximamente veremos algo más por aquí.

2 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Gracias por descubrirnos esta marca (AutoCult), que yo no conocía de nada. Por lo visto es para tener muy en cuenta, pero me imagino que debe salir carilla.

El Bizarrini es fantástico, además con un diseño que a todos los que amamos las miniaturas de coches nos tiene que encantar a la fuerza!

Un saludo!

Keko dijo...

Autocult es un fabricante muy nuevo, no creo que lleve un año en el mercado. Sus piezas son de un nivel similar a Matrix y sí, son caras, pero creo que merecen muy mucho la pena tener alguno. Estate atento que el próximo Autocult que voy a publicar seguro que te va a gustar, pues es un modelo patrio.