domingo, octubre 14, 2018

Pegaso 1231T "Bocanegra" 'Campsa' de Salvat












Es un hecho comprobado que pese al aislamiento social y económico que España vivió durante la dictadura del General Franco, el país iba experimentando constantes pequeños cambios que hacían ver que la situación entre los duros tiempos de la Posguerra y el final de la década de los 60 era abismal. Todo ello estaba motivado precisamente por la paulatina mejora de la economía nacional, siendo la industria del automóvil uno de sus pilares fundamentales, y dentro de ella, la Empresa Nacional de Autocamiones SA -Enasa-, fabricante de los populares camiones Pegaso.

A principios de los años 70, los camiones Pegaso vivieron una importante evolución con el lanzamiento de una nueva serie, sobre todo en el plano estético, porque las vistosas y redondeadas cabinas de chapa acanalada de los tiempos del Ceta dieron paso al nuevo diseño con forma cúbica. Dicho de un modo más coloquial: del 'Cabezón', 'Barajas', 'Comet' y 'Europa' se pasó al 'Cabeza Cuadrada'.

El primer Pegaso de esta nueva serie en ver la luz fue el 1080 en 1972. El responsable de su diseño fue el italiano Aldo Sessano, autor de otros populares autos españoles como el Seat 1200/1430 Sport 'Bocanegra', un producto exclusivo de Seat sin equivalencia en la matriz Fiat, y el Jeep Comando de Viasa. Los nuevos camiones aportaban una imagen más europea y destacaba su luna panorámica que le otorgaba una excelente visibilidad. La clásica chapa acanalada aún tenía su sitio en la zona de cintura y en su frontal seguía presidiendo la calandra con forma de cruz.

Esa última característica, seña de identidad de la imagen del camión Pegaso, tuvo su despedida 10 años después, cuando en 1982 se presenta la nueva serie T1, puesta al día de los 'Cabeza Cuadrada'. La parrilla con forma de cruz se sustituyó por una de plástico negro con el emblema del caballo, y para no perder la costumbre, llegaba el enésimo apodo de un camión Pegaso, en esta ocasión: "Bocanegra". Proverbial resultó la introducción del sistema vasculante de la cabina para acceder al motor, quizás lo poco que le faltaba a los camiones Pegaso para ser considerado por los profesionales dedicados a las grandes rutas. 

Por supuesto, la nueva gama de camiones Pegaso venía acompañada de un nuevo motor de seis cilindros, 12 litros de cilindrada y ocho velocidades, mecánica que aparejada a la sobrealimentación se convirtió con sus 352 CV de potencia en la más potente ofrecida por un fabricante en Europa, superando al todopoderoso Scania 141 con su imponente motor V8 de 350 CV.

El desarrollo del Pegaso 'Cabeza Cuadrada' tuvo lugar en el contexto en el que Enasa estuvo a punto de llegar a un importante acuerdo con la americana International Harvester. Fue un asunto especialmente complejo que levantó grandes expectativas y que tuvo un final abrupto, el enésimo y no último pinchazo de la industria española del motor. Por un lado, la firma de Chicago quería desembarcar en Europa y la forma ideal era hacerlo de la mano de un fabricante ya instalado en el mercado. Por el otro, Enasa veía el vehículo perfecto para explotar definitivamente su capacidad exportadora a Europa, ya que dada su condición de empresa estatal dentro de un país aislado políticamente, no operaba en el libre mercado al igual que otros competidores naturales, estando su capacidad importadora limitada a ciertos países de influencia, como Iberoamérica o algunos estados árabes. Desde el punto de vista estratégico, había algunos puntos muy reseñables de dicho acuerdo comercial International Harvester-Enasa: La entrada del primero en el accionariado del segundo; el papel fundamental de Pegaso a la hora de realizar la adaptación de los productos International Harvester al mercado europeo; y el proyecto de construcción de una megafactoría de motores en Torreón de Ardoz para producir 100.000 unidades anuales del motor diésel 12 litros. Pero como ya hemos dicho antes, ese acuerdo no llegó por causas muy diversas, entre ellas la delicada situación económica que tanto una marca como otra arrastraban. No obstante, sí hubo intercambio técnico entre ambas compañías.

El modelo que nos ocupa, el 1231T de la serie T1 se produjo en el breve periodo entre los años 1983 y 1987. La primera cifra de su nomenclatura se refiere al número de ejes tractores, en este caso uno; la segunda al número total de ejes, dos en su caso. Las dos siguientes reflejan la potencia en decenas, o sea, la versión de 310 CV. Por su parte, la letra T es por 'tractor', o sea que tira de un semirremolque, en su caso una cisterna, pues se trata de un vehículo de la flota de transporte de combustible de la empresa Campsa. Campsa es acrónimo de 'Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos Sociedad Anónima', empresa de capital mixto fundada en 1927 en España para administrar las concesiones nacionales de petróleo.

La miniatura de esta nueva entrada corresponde al tercer número del coleccionable 'Camiones Pegaso' de la editorial Salvat. Se trata de un modelo a escala 1/43 realizado por Ixo Models, vendido por la citada firma y dedicado de forma monográfica a la marca de vehículos industriales española Pegaso. Representa a un tráiler articulado cisterna de la flota de vehículos de Campsa, con su librea blanca y azul propia ya de los años 80. El modelo es correcto en formas y proporciones y cuenta con un vistoso y cuidado acabado que lo hacen realmente atractivo para su precio relativamente bajo. Sin duda es una buena oportunidad de hacerse con un 'Cabeza Cuadrada' a buen precio dado el revuelo ocasionado por el ejemplar que apareció en el coleccionable 'Camiones Articulados' de Planeta Deagostini, cuyas mínimas existencias lo convirtieron en un importante objeto de especulación. Realmente, con este camión en la mano, se hace notar la evolución positiva de las miniaturas de coleccionables, estando ya en niveles de calidad cada vez más cercanos a los modelos de tienda.

1 comentario:

Abarth098 dijo...

Widziałem już rożne Pegaso, ale takiego jeszcze nie! Ma w sobie coś ciekawego, odmiennego :)
Pozdrowienia