sábado, marzo 25, 2017

Saviem S53M Excursion de Norev










Renault cesó la producción de camiones en 1946 tras la II Guerra Mundial debido a su delicada situación económica, lo que costó a la compañía perder la posición de fuerza que ostentaba en este sector. Dado el rápido desarrollo de dicho mercado en los años inmediatos de la Posguerra, y que el país estaba necesitado de recursos para reactivar la economía, cuatro años después la Regie decide entrar de nuevo en el mercado de los vehículos industriales, de este modo, en 1950, el presidente de la firma del rombo, Fernand Picard, comienza a diseñar una estrategia de re entrada en el sector.

En un principio, los planes de Renault pasaron por la creación de una línea concreta de camiones y autobuses propulsados por una mecánica común de 105 CV de potencia y cuya producción se basara en la economía de escalas, pero no resultó. En 1953 Renault cambia de táctica, y opta por absorber a dos de los principales fabricantes de camiones de Francia, Latil, propiedad de la familia industrial Blum, y Somua, perteneciente al consorcio Schneider Electric. Dos años de negociaciones después surge la Sociedad Anónima de Vehículos Industriales y Equipamientos Mecánicos o Saviem LRS, Saviem a secas a partir de 1960.

Esta maniobra de fusión dio lugar a uno de los principales fabricantes de vehículos industriales de Francia y Europa. Saviem se distinguió por su capacidad para trazar alianzas estratégicas con otros fabricantes, lo que le permitió alcanzar los más altos volúmenes de producción y ventas en Francia. Una de estas alianzas se rubricó con el especialista en carrocerías Chausson, que se encargaría de construir los autobuses que se venderían bajo la marca Saviem.

En octubre de 1964, Saviem presentó en el Salón del Automóvil de París su nueva gama de autobuses S45, S53 y S105. Sus nombres hacían referencia al número total de asientos que disponían. Tanto el S45 como el S53 estaban orientados a los servicios discrecionales y larga distancia, mientras que el S105 se destinó al transporte urbano. El S45 medía 10 metros de longitud, y los S53 y S105, 12.

El motor de la nueva gama de buses iba colocado en la parte central. Dos eran las opciones mecánicas disponibles, por un lado el motor Renault Fulgur F646 de seis cilindros y 150 CV, o el MAN DO836 de 7.0 litros y 165 CV. Las unidades que en su nomenclatura añadían una M, como en el caso que nos ocupa, indica que se trata de una unidad propulsada por el motor MAN. 

La compra por parte de Renault del fabricante de camiones Berliet provocó la creación de la nueva división Renault Vehículos Industriales, que trajo consigo la desaparición de los nombres Saviem y Berliet, siendo todos los productos de ambos fabricantes redenominados Renault. Los buses S45, S53 y S105 se venderían como Renault a partir de 1980. En 1987 llegarían las versiones RX y en 1993 cesa su producción.

El primer autobús del fabricante francés de miniaturas Norev que llega a mi colección me ha causado una magnífica impresión en todos los sentidos. Estamos muy acostumbrados los coleccionistas de miniaturas 1/43 de vehículos industriales a las estupendas creaciones de Minichamps y Schuco, quizás las dos grandes referencias en este tipo de modelos. En el caso de este Norev estamos ante un producto que nada tiene que envidiar concretamente a Minichamps, y en su nivel de terminación y calidad se encuentra a un nivel muy pareja y, si nos ponemos exigentes, hay puntos donde el francés superaría a las creaciones de los alemanes. Las proporciones del molde son correctas, el detallado es muy rico, aunque se ciñe a piezas de plástico, bien ejecutadas, pero no hay detalles de fotograbados que tanto nos gustan. La pintura está muy bien aplicada y la decoración cuenta con unos tonos muy agradables y vistosos. Los mejores detalles son los logotipos de "salida de emergencia" en las ventanillas. Un modelo altamente recomendable.

Opel Blitz 1.75t 'Pepsi Cola' de Minichamps






General Motors recuperó el control sobre su filial europea Opel una vez terminada la II Guerra Mundial y eliminado el Gobierno del Partido Nazi, que la expropió cuando ostentaba el Gobierno alemán antes de la contienda. Opel prosiguió con la producción de su exitoso Blitz S Type hasta el año 1954. La compañía dedicó grandes a esfuerzos a rescatar todos los camiones ligeros Blitz que el Ejército Alemán abandonó, pudiéndose reparar fácilmente gracias a recambios provenientes de la matriz americana General Motors.

En 1953 Opel lanzó un nuevo modelo de camión ligero Blitz llamado a sustituir al incombustible S Type. El sencillo diseño de antes de la II Guerra Mundial dio paso a una nueva apariencia altamente influenciada por los modelos de General Motos del otro lado del Atlántico, concretamente, el nuevo Blitz guardaba un increíble parecido con la pick up americana Chevrolet 3100.

El nuevo Opel Blitz sólo se vendió en configuración de 1.75  y 1.5 toneladas. Destacó por su versatilidad y adaptación a innumerables usos. Las posibilidades de personalización de carrocería eran prácticamente infinitas: furgón de carrocería integral, caja cerrada, caja abierta, botellero, grúa de asistencia en carretera, un minibús obra de Kassbohrer o el DL 18 destinado a los cuerpos de Bomberos, con una escalera giratoria de 18 metros, muy práctico para servicios en pequeñas poblaciones.

Sólo se ofrecía con un motor de gasolina, bien de seis cilindros en línea y 2.5 litros derivado del turismo Opel Kapitan, con potencias entre los 55 y 62 CV, y a posteriori, un cuatro cilindros de 1.9 litros del Rekord. Los resultados comerciales del nuevo Blitz  fueron muy positivos, Opel era la número uno de Alemania en matriculaciones de vehículos industriales ligeros pese a la fuerte competencia de Borgward y Hanomag, teniendo en cuenta también la desventaja de no ofrecer estos camiones con mecánicas diésel como sí lo hacían sus rivales. En 1960 el Opel Blitz se llamaría A Type y en 1965 B Type. 

En 1975 Opel clausura la producción de vehículos industriales Blitz, que retomaría en 1983 con la fabricación en Alemania de la furgoneta Bedford CF británica bajo el nombre Bedford Blitz. La miniatura se corresponde con un modelo de 1.75 toneladas con una carrocería de botellero y con la decoración del popular refresco Pepsi Cola. Todo parece indicar que se trata de un camión de la flota de una distribuidora alemana de esta conocida bebida.

La miniatura que protagoniza esta entrada está realizada por Minichamps. Cuenta con el habitual acabado que el fabricante de Aquisgrán imprime a sus creaciones. Está muy detallada aunque no encontramos piezas independientes de fotograbado que le otorguen finura, y sí de plástico, como puede ser la calandra frontal, los retrovisores, o limpiaparabrisas. Sí resulta muy llamativo la magnífica ejecución de todo el chasis. La calidad de la pintura y la reproducción de la publicidad es sobresaliente. Sin duda estamos ante una de esas miniaturas que llama la atención y refleja una imagen nostálgica y entrañable.

domingo, marzo 12, 2017

Packard 733 Standard 8 Sport Phaeton 1930 de Neo Scale Models







La Packard Motor Company tiene sus orígenes en la ciudad de Warren, Ohio, pero a partir de 1903 trasladó su actividad a Detroit, Michigan. Durante la mayor parte de su existencia, Packard fue un próspero fabricante de vehículos de alta gama y llegó a superar con sus ventas las cifras combinadas de algunos de sus fabricantes rivales. 

La nueva Serie 7 fue introducida el 12 de septiembre de 1929, semanas antes del 29 de octubre, el conocido como 'Black Tuesday', el fatídico día en el que la Bolsa de Nueva York colapsó. paradójicamente, 1929 fue un muy buen año para la industria del automóvil en general y para Packard en particular.

Fue Raymond Dietrich el diseñador encargado del aspecto del nuevo Packard. Entre las innovaciones mecánicas destacaron el sistema de lubricación Bijur en los chasis además de los frenos de tambor con asistencia mecánica. Lámpara interior para el conductor, neumáticos de banda blanca, protector en las luces y una rueda de repuesto lista para montarse eran algunos de los elementos incluidos en su equipamiento.

La Serie 7 de Packard se ofrecía con dos longitudes de chasis, el 726 corto y el 733 largo. La cifra que sigue al 7 indica la batalla del bastidor en pulgadas. Mientras el 726 sólo estaba disponible con carrocería sedán, el 733 podía elegirse con diferentes configuraciones: Roadster, Phaeton, Sport Phaeton, Sedán 7 plazas, Sedán Limousine, Coupé de 4 y 5 plazas, Club Sedán y Touring 7 plazas. Todas estas carrocerías eran fabricadas por la propia Packard

El motor de ocho cilindros 319 ci en línea cubicaba 5.2 litros y rendía entre 90 y 110 CV de potencia e iba aparejado a una caja de cambios de cuatro velocidades manual. 

Llama especialmente la atención la agresiva campaña de publicidad que Packard desplegó para su Serie 7. Bajo el eslogan 'Ask the man who owns one' -Pregunte a la persona que posee uno-, los especialistas en marketing de la firma trabajaron en el concepto de que el dinero que se pagaba por un Packard de la Serie 7, entre 2.300 y 5.300 dólares de la época, pese a que era el doble de un automóvil utilitario, se pagaba por algo más duradero, de mejor calidad y cuyo mantenimiento era el mismo que el de un automóvil popular. De ahí otro de sus eslóganes: "Si puede pagarlo, ¿por qué no tiene uno? En 1930 Packard no sólo vendió 28.000 coches, sino que logró las mejores ventas para un fabricantes de autos de lujo en un contexto de crisis económica, afianzándose como la principal referencia de su sector.

El fabricante de coches a escala Neo Scale Models introdujo en su catálogo en 2014 esta preciosa réplica de un Packard 733 Standard 8 con carrocería de fábrica Sport Phaeton de 4/5 plazas. la miniatura está realizada en resina, como es habitual en este fabricante, y cuenta con un altísimo nivel de calidad en su acabado. Forma parte de su serie Deluxe, que suele incluir automóviles de los años 30 hacia detrás y de la que varios ya han aparecido en este blog, por lo que la terminación suele ser un poco superior al ya de por sí alto estándar que tiene Neo.

domingo, marzo 05, 2017

Jensen Interceptor SP SIII de Neo Scale Models






¿Puede haber un automóvil con un nombre tan sugerente? Los hermanos Richard y Alan Jensen se iniciaron en el negocio de los automóviles en la década de los 20 del siglo pasado construyendo carrocerías especiales para coches de serie, destacando una versión especial del Austin 7. En 1936 produjeron un automóvil equipado con el motor Ford V8, operación autorizada por el propio Edsel Ford. Tras la II Guerra Mundial fabricaron su primer modelo denominado Inteceptor, un descapotable con motor seis cilindros Austin, al que seguirían los modelos 541 R y CV8, éste último, uno de los primeros turismos europeos en emplear un motor V8 americano, concretamente de Chrysler.

En 1966 la firma lanzó al mercado su coche más exitoso y por el que es mundialmente conocida, el nuevo Interceptor. Llamaba la atención su imponente aspecto en contraposición a sus antecesores. La firma italiana Vignale no sólo era responsable del diseño, sino que también construyó las primeras carrocerías que enviaba a West Bromwich para su terminación. El diseño era muy estilizado y propio de su tiempo, líneas rectas, morro muy largo y una trasera compacta que terminaba con una original y llamativa cúpula de cristal que se convirtió en santo y seña del Interceptor. En el plano técnico destacaba su innovador sistema de frenos Mascaret, procedente de la aeronáutica.

El Jensen Interceptor se vendió en tres series diferentes durante los diez años comprendidos entre 1966 y 1976, fácilmente distinguibles por sus frontales, además de que la tercera, el SIII, ya equipaba llantas de aleación. La primera generación se vendió con el motor V8 Golden Comando de 6.2 litros -383 ci- con potencias comprendidas entre los 270 y los 335 CV. Fue el único en ofrecer la opción de elegir entre cambio manual o automático Torqueflite de tres velocidades, opción que se estandarizaría en las dos siguientes series.

La SII fue introducida en 1969 con algunos cambios estéticos y dos años después, en 1971, llegaría el SIII. Jensen comenzó a ofrecer desde las últimas unidades del SII la poderosa versión SP o 'Six Pack', con el motor Chrysler TNT 440 de 7.2 litros procedente del popular  'Muscle Car' americano Dodge Challenger, con 390 CV de potencia, dando lugar a uno de los GT más deseados de su tiempo. No menos interesante fue la versión FF dotada de un sistema de tracción integral Ferguson Formula, que se convertiría en el primer auto deportivo en emplear este tipo de transmisión.

En 1975, a consecuencia de la Crisis del Petróleo y del fiasco de su nuevo deportivo Jensen Healey, Jensen Motors entró en administración concursal. Los últimos Interceptor se produjeron con las piezas de stockaje y excedente acumuladas en West Bromwich hasta 1976, fecha en que el Interceptor deja de fabricarse. 

A finales de los 80, un grupo de inversores, apasionados de la marca , trataron de reflotarla produciendo artesanalmente el Interceptor S4, un SIII con un motor Chrysler 5.9 litros y 250 CV que ni por asomo era lo mismo. En 1990 vendieron la empresa a una compañía de ingeniería interesada en producir un Interceptor S5, pero el proyecto entró en bancarrota en 1993 tras una treintena de unidades fabricadas. En mayo de 2010, un especialista en Jensen con base en Cropredy Bridge crea la Jensen International Automotive, compañía que reconstruye los Interceptor clásicos dotándolos de componentes modernos y el motor y la caja de cambios del actual Chevrolet Corvette. Actualmente venden bajo riguroso encargo y a precios aquilatados dos puestas al día del viejo y clásico Interceptor, el R y el S, con lo que se puede disfrutar del glamour retro de este automóvil con la fiabilidad de un turismo actual, eso sí, hay que pagarlo.

El Jensen Interceptor ha contado con diversas apariciones en la cultura popular: en la serie de TV de los 70 'The Protectors' el personaje que interpretaba Robert Vaughn, conducía uno. En la sexta entrega de la saga 'Fast & Furious', Michelle Rodríguez también conduce un Interceptor altamente modificado. El popular programa de TV dedicado a la restauración de coches clásicos 'Joyas sobre Ruedas', presentado por Michel Brewer y Edd China, dedicó un capítulo a la recuperación de un Interceptor, sin olvidar tampoco el que dedicó el show del motor de la TV por antonomasia, 'Top Gear', donde Jeremy Clarkson, Richard Hammond y James May compararon el Interceptor R actual con un modelo clásico restaurado. 

Con el Jensen Interceptor SIII en su versión de carrocería coupé nos vamos a uno de los primeros modelos en aparecer en el catálogo del fabricante Neo Scale Models. Es una miniatura de muy buena calidad, con un molde correcto en sus formas y proporciones y un magnífico acabado. Destaca sobre todo lo bien realizada que está en acetato la cúpula de cristal trasera. El punto más criticable son los rines de la esquina inferior de las ventanillas traseras, que en vez de describir una esquina, deberían conformar una ligera curva. Con todo, se trata posiblemente de la mejor reproducción de este coche que hay en el mercado.