viernes, enero 13, 2017

Maserati Sebring II de Neo Scale Models






El 23 de marzo de 1957, el Maserati 450 S pilotado por la dupla Juan Manuel Fangio y Jean Behra cruzaba en primer lugar la línea de meta tras completar 197 vueltas en la mítica carrera de resistencia de las 12 Horas de Sebring celebradas en dicho circuito del estado americano de Florida. Con dos vueltas de diferencia y en segundo lugar llegó otro auto de la escuadra del tridente, en este caso el 300 S de Stirling Moss y Harry Schell. Cinco años más tarde, la firma de Modena rendiría homenaje a esa épica gesta dando el nombre del trazado norteamericano a su nuevo modelo de calle.

Presentado en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra de 1962, el Sebring derivaba técnicamente del 3500 GT de 1957. Se trataba de un atractivo coupé de cuatro plazas con una sensual y esbelta carrocería de líneas clásicas obra de Giovanni Michelotti cuando era diseñador jefe de Carrozeria Vignale. Compartía con el 3500 GT el motor de seis cilindros en línea y 220 CV de potencia y suponía una competencia directa para los GT más exclusivos del momento, el Ferrari 250 GT y el Aston Martin DB4. Fue concebido al gusto americano y su principal mercado fue la exportación, de hecho fue todo un guiño hacia los potenciales compradores de este país ofrecerlo bien con cambio manual ZF de cinco velocidades, o automático Borg-Warner de tres. 

En 1963 el motor ganó 15 CV de potencia extras alcanzando los 235 CV, y en 1964 se lo dotó del motor de 3.7 litros del Mistral y 245 CV. Un año después se le aplicó un restyling estético a su carrocería, fácilmente distinguible por unos nuevos grupos ópticos frontales y paragolpes rediseñados. Las luces traseras se montaron horizontalmente al igual que en su hermano mayor, el Quattroporte. Igualmente se estrenó un nuevo motor de 4.0 litros y 255 CV de potencia. En 1968 la producción del Sebring se interrumpió al acusar el paso del tiempo, pues técnicamente estaba basado en un coche fabricado hace 11 años. Fue sustituido por el Indy, aunque ésa ya es otra historia.

El popular periodista del motor y showman, otrora presentador del exitoso programa de TV 'Top Gear' de la BBC, Jeremy Clarkson, en su lista de los 100 mejores coches colocó al Sebring en el número 77. Sea como sea, el Sebring está considerado como el último GT clásico de los 60, y es que resulta irresistible imaginarlo circulando por la Costa Azul, los Campos Elíseos o el Paso del Stelvio.

El fabricante de modelos a escala en resina Neo Scale Models no sólo cuenta con un impresionante catálogo de reproducciones de Maserati clásicos, sino que demuestra un especial talento y maestría para realizarlos. Algunos de ellos ya han pasado por este blog y hoy nuevamente tenemos otro. La miniatura corresponde a un Sebring II, o sea, un modelo post 1965, fácilmente distinguible por su frontal y trasera. La miniatura muestra una realización de matrícula de honor. Formas correctas y proporcionadas y un detallado de absoluta impresión que reproduce hasta el detalle más mínimo. Las piezas independientes y los logotipos en metal fotograbado le hacen lograr ese nivel de excelencia. Sin duda, una de las creaciones más finas que nos haya dejado Neo Scale Models hasta ahora.

2 comentarios:

Pablo Marinig dijo...

La impresión de realidad que deja la cuarta foto (de frente) es alucinante.
Es una hermosa representación de un no menos hermoso auto .

Saludos!

Keko dijo...

Yo no lo habría explicado mejor. De las creaciones más redondas que ha hecho Neo Scale Models, que acumula un buen historial de piezas magníficas. Gracias por el comentario.