viernes, mayo 13, 2016

Jeep Grand Wagoneer 1991 de Neo Scale Models / American Excellence








Las siglas que componen el acrónimo SUV hacen referencia a la expresión 'Sport Utility Vehicle', en castellano 'Vehículo multipropósito', y se trata de un automóvil que aúna en su fisonomía y técnica las características de varios vehículos, normalmente el SUV tiene el aspecto y ciertas cualidades de un todoterreno, con el espacio y la habitabilidad de un turismo familiar y el confort, refinamiento y prestaciones de una berlina. Todo ello lo hacen un coche apto para múltiples usos sin ser sobresaliente pero sí solvente en cada uno de ellos. Hoy día todos los fabricantes de automóviles presentes en el mercado internacional cuentan con al menos un par de estos coches en sus gamas y sus ventas suponen un importante porcentaje que aumenta cada año dado que se está convirtiendo en la opción idónea de la familia media por su polivalencia. El pionero de este tipo de coches tan populares hoy en nuestras carreteras llegó al mercado a principios de los años 60 en los Estados Unidos y estaba fabricado por Willys Overland. Sobre su capó lucía la marca Jeep, sí, la misma que construyó el primer todoterreno de la historia.

Consciente de la dura competencia que en el terreno del 4x4 pisaba los talones a Willys Overland y sus Jeeps por parte de las tres grandes -GM, Ford y Chrysler Corp-, en 1963 Kaiser Jeep Corporation se decidió a reemplazar a su viejo Willys Station Wagon con un nuevo modelo más moderno. El proyecto se encomendó al célebre diseñador industrial Brook Stevens y supuso una inversión de 20 millones de dólares. Stevens tomó como base la plataforma Jeep SJ ya empleada en la pick up Gladiator y diseñó un automóvil de líneas cuadradas con la apariencia de un station wagon. Bajo el capó se instaló el motor Jeep Tornado de seis cilindros en línea y 3,8 litros que erogaba 142 cv, que hubo que modificarlo a posteriori debido a problemas de fiabilidad hasta los 133 cv. Denominado Wagoneer, el nuevo vehículo multipropósito de Jeep estaba disponible en versión turismo familiar y de trabajo o 'Panel Van' con las ventanas posteriores laterales cegadas.

Así pues había nacido un nuevo concepto de automóvil. El Wagoneer era el coche ideal para el día a día de la familia media americana, con el que los padres poder ir al trabajo, recoger los niños del colegio y llegado el fin de semana y las vacaciones circular sin problemas campo a través o hacer largos viajes por carretera, pues además gozaba de espacio de sobra para equipaje y otros menesteres.  Su interior gozaba del mismo estándar de lujo y confort que el mejor de los Cadillac. Fue el único vehículo de su clase hasta la llegada poco después del Scout de International Harvester y el Ford Bronco. En Europa hay que esperar hasta 1970 para poder ver un auto similar, el Range Rover.

A partir de 1965 el Wagoneer pasa a equipar el motor V8 de 5,4 litros y 250 cv de AMC y el motor Tornado se sustituye por otro seis cilindros similar también del mismo fabricante. No obstante, en 1967 el V8 Dauntless de Buick, de 5,7 litros y similar potencia pero mejor par motor sustituye al AMC.

En 1970 el Consorcio American Motors Company (AMC) adquiere Kaiser Jeep y desde entonces todos los Wagoneers pasan a montar los motores de la casa. Es en estos años cuando el Wagoneer adquiere básicamente el aspecto que mantendría hasta el final de sus días. También se introduce el sistema de tracción integral 'Quadra Trac', específico para vehículos con cambio automático y conectable sin necesidad de reductora, sólo accionando unos mandos que se ubicaban en las llantas, tras los tapacubos. Más adelante se incluiría el sistema 'Select Trac' con el que activar la tracción con un mando en el sector del cambio. La versión Limited sería el tope de gama y se caracterizaría exteriormente por los paneles ornamentales de madera que recorrían los flancos de su carrocería. Esta versión iba equipada con un poderoso motor V8 AMC de 6,6 litros de cilindrada e incluía una larguísima lista de extras.

A principios de los 80, concretamente en 1984 desaparecen los modelos básicos y sólo estaría disponible el Limited, renombrado ahora como Grand Wagoneer. En 1986 recibe un nuevo frontal y en 1987 se vende una edición especial '25 Anniversary'. Ese mismo año Chrysler Corporation compra la American Motors Company. Sorprendidos de su longevidad y a la par excelente respuesta comercial, los directivos de Chrysler deciden seguir adelante con la producción del Grand Wagoneer, que sería supervisada directamente por la gente de la AMC. Son precisamente los modelos de entre 1987 y 1991 los más buscados y deseados por los coleccionistas, pues conjugan el aspecto retro tan característico del Wagoneer con un completo y moderno equipamiento que incluye una multitud de elementos electrónicos y de confort provenientes de los monovolúmenes de la Chrysler, además del motor V8 AMC de altas prestaciones. 

En 1991 se pone a la venta la última serie de los Grand Wagoneers, denominada 'Final Edition' con una placa distintiva sobre el salpicadero. La última unidad abandonó la planta Jeep de Toledo, Ohio, el 21 de junio de ese mismo año. Tras 28 años de producción, manteniendo el mismo aspecto y sólo con cambios técnicos, es el tercer automóvil más longevo fabricado en los Estados Unidos. También fue producido en Argentina por Industrias Káiser (Jeep Káiser), por Pars Khodro en Teherán, Irán, y por AEV en El Cairo, Egipto (Jeep Simorg y Jeep Ahoo). El CEO de la Chrysler Corporation, Sergio Marchione, anunció en el North America International Auto Show de Detroit en 2011 que Jeep volvería a fabricar el Grand Wagoneer a partir de 2013, fecha que se ha pospuesto a 2018. Habrá que esperar para ver qué hacen los chicos de Fiat con este icono de la historia de la automoción.

Esta miniatura llega a mi colección por un flechazo, historia que paso a resumir aquí: recientemente realicé un viaje familiar a Perú para ver a mi hermano, residente en el país andino. Un buen día dando un paseo por Lima, concretamente en el Distrito de Miraflores me topé con un precioso Grand Wagoneer en inmaculado estado de coleccionista estacionado en la avenida Larco, en la zona de aparcamiento que hay justo delante del estupendo restaurante 'La Tiendecita Blanca'. Resulta que este automóvil es propiedad del dueño de dicho negocio, Alberto Bachman hijo. Pueden ver el coche real en la última de las imágenes que ilustran esta entrada. Me gustó tanto el Grand Wagoneer en vivo que al volver del viaje me puse a buscar la réplica realizada hace unos años por Neo Scale Models sabiendo de la dificultad que supone buscar una miniatura ya fuera de catálogo. Finalmente tuve éxito, pues lo encontré del mismo color y además a precio reducido. La miniatura es una soberbia realización a la altura de lo que suele ofrecer el fabricante holandés hoy de propiedad alemana. Cuenta con un molde de formas precisas y proporciones correctas y un gran nivel de detalle. Las piezas independientes están realizadas en metal fotograbado y plástico, como acostumbra a hacer la gente de Neo, y los paneles de madera son calcas. El modelo es de resina. Si algún coleccionista se está planteando añadir a su colección el Grand Wagoneer de Neo sólo le doy una recomendación, que busque bien pues cada vez es más complicado de encontrar, pues será una de esas miniaturas que mirará una y otra vez disfrutando de su rico detallado. Una de esas piezas que brillan con luz propia en la vitrina.

2 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Es todo un clasico este Jeep, lo recuerdo cuando lo quería a 1:18 de AutoArt pero tenía precios imposibles. Parece que lo mismo le está pasando (o va a pasar) con su equivalente a 1:43 de NEO. Y me creo que debe ser un "show" contemplarlo en la mano, o mejor, en la vitrina.

Y es que lo tiene todo, aunque salga algo cara la calidad hay que pagarla... y la rareza.

Saludos!

Keko dijo...

Esta miniatura de Neo es cada vez más complicado encontrarla, aunque aún se puede si se busca bien. Yo tuve un golpe de suerte, pues me topé con una web holandesa que vende muchos saldos y al entrar en el apartado de Neo vi que estaba todos a 35 euros. No me lo pensé porque era éste el que quería. El de Premium X está también muy bien aunque también es complicado de encontrar. también hay uno de Whitebox que ya no tiene un acabado tan cuidado.

Saludos Antonio