domingo, febrero 07, 2016

Opel Blitz S 3T 'Fulda' "100.000 Km ohne reparatur" de Schuco







General Motors vivió en la década de los años 20 un intenso periodo de expansión que culminó en 1929 con la adquisición de la empresa alemana Opel con base en Russelsheim y con ello el gigante americano se hacía con una de las plantas de producción más completas y avanzadas de su tiempo. Un año después de esta maniobra comercial veía la luz el primer vehículo industrial fabricado por Opel, denominado Blitz, rayo en alemán, en clara referencia al emblema de la marca. Se trataba de un camión ligero, sencillo y muy versátil que ofrecía infinitas posibilidades de usos gracias a sus posibles configuraciones de carga, desde los 1,75 y 2,5 hasta las 3 toneladas del S type.

Las primeras unidades iban equipadas con un motor Buick de seis cilindros y 68 cv. Los robustos, fiables y prácticos camiones ligeros Opel Blitz captaron pronto la atención del Gobierno alemán, presidido entonces por el canciller Hitler del Partido Nacional Socialista. Sin embargo se encontraron con el escollo de una empresa de capital americano, obstáculo que solventaron  los nazis con la expropiación y nacionalización de Opel. Esta maniobra trajo consigo la construcción de una nueva planta de producción de camiones Blitz en Brandenburgo. Los ejemplares de este periodo incorporaron un motor de seis cilindros en línea de gasolina  con 75 cv procedente del Opel Admiral, muy similar a las mecánicas Chevrolet. 

La nueva factoría Opel de Brandenburgo llegó a construir más de 130.000 camiones Blitz dentro de la política económica y de rearme del nuevo Ejecutivo alemán. La prueba de fuego para los camiones Opel Blitz llegó con la II Guerra Mundial, donde en condiciones especialmente duras tuvieron la oportunidad de demostrar su fiabilidad. Se fabricaron diferentes variantes con carrocerías y opciones específicas como la tracción total, incluso una versión semi-oruga dotada del tren rodante de un blindado Universal Carrier. El entonces ministro alemán de Industria y Transportes, Abert Speer, ordenó a la empresa rival Daimler Benz que construyera en su planta de Manheim el camión Opel Blitz en detrimento de su propio vehículo, el Mercedes L3000. Si bien, los Opel Blitz de Mercedes no llevaban ningún distintivo adoptando la apariencia de un camión genérico. Ello se debió a que los bombardeos aliados destruyeron la fábrica de Brandenburgo.

Terminada la II Guerra Mundial y depuesto el Régimen del Partido Nazi, General Motors volvió a tomar el control sobre Opel y el Blitz sigue fabricándose hasta 1954. Dos años antes, Opel introdujo un nuevo Blitz más pequeño y con el aspecto de los camiones americanos de los 50. La inmensa mayoría de los camiones ligeros Blitz que quedaron abandonados por los Nazis durante la Guerra pudieron ser recuperados y puestos de nuevo en servicio dado que podían repararse con piezas mecánicas de la GM. A finales de la década de los 60 las ventas de los camiones pequeños Blitz se resintieron en gran parte porque no contemplaban el motor diésel en su oferta, cosa que aprovecharon sus competidores de Mercedes, Hanomag y Borgward. En 1975 la división de vehículos industriales de Opel fue clausurada, si bien en los años 80 Opel vendió las furgonetas inglesas Bedford como Bedford Blitz.

Para demostrar las buenas cualidades del camión ligero Blitz, Opel en colaboración con el fabricante de neumáticos Fulda sometió un S type de 3 toneladas a una prueba donde debía recorrer 100.000 kilómetros sin registrar averías, prueba que el robusto camión superó con éxito. La miniatura que protagoniza esta entrada del blog es la réplica de dicho camión y viene presentada en un diorama que imita la foto publicitaria empleada por Opel y Fulda tras el recorrido de 100.000 Km sin averías, incluyendo los dos conductores que la realizaron. La miniatura está realizada por Schuco en diecast. Se trata de un modelo a escala con un excelente acabado, cosa muy habitual entre las miniaturas de vehículos industriales de Schuco, a mi juicio, las mejores del mercado de este tipo. Pese a ser una reproducción de un vehículo muy sencillo la miniatura cuenta con un alto nivel de detalle y acabado (pueden leerse los logotipos de 'Fulda' sobre los neumáticos). Y la presentación de la misma en forma de diorama la hacen una pieza muy atractiva.

4 comentarios:

SEAT PC dijo...

Excelente Rayo de Fulda keko la decoración le sienta de maravilla.


Saludos


Keko dijo...

Tenía muchas ganas de tenerlo. La típica compra que en su día pospuse y luego me arrepentí pues el modelo voló de las tiendas y en Ebay lo vendían a precios indecentes. Menos mal que me encontré al amigo Hayga y llegué a un acuerdo con él.

Saludos Pau y gracias por la visita

A.Sivianes dijo...

Coincidimos en el comentario que haces sobre SCHUCO, realmente lo "bordan" con sus miniaturas de vehículos industriales.

En este caso es como si hubieses comprado un trocito de historia, con esa representación en forma de diorama de la gran hazaña conquistada por el Opel.

Lo cual sería un incordio para mí, pues huyo de toda esa clase de dioramas ya que me roban demasiado espacio y si tengo que desmontarlo me da lástima, aparte del valor que pierde la pieza.


Saludos!!

Keko dijo...

Bajo mi opinión, los camiones de Schuco son como los coches de Auto Art, lo mejor en diecast 1/43. Si bien los autobuses ya de calidad andan más parejos con Minichamps.

Llevo mucho tiempo detrás de este Opel Blitz y lo conseguí casi de casualidad. Y tienes mucha razón en lo del diorama, es un verdadero problema buscarle sitio en las vitrinas, pero finalmente se lo pude encontrar.

Saludos