sábado, enero 23, 2016

Hispano Suiza J12 'Three Positions Cabriolet' Fernández & Darrin de Esval Models






La proclamación de la II República trajo consigo una serie de consecuencias negativas para la prestigiosa firma de automóviles Hispano Suiza. De entrada, la marca perdía a uno de sus mejores embajadores, el Rey Alfonso XIII, el mejor comercial que una empresa de automóviles podía tener. Por su imagen asociada al lujo, a la burguesía y a la aristocracia, la compañía comenzó a recibir una serie de varapalos del nuevo Gobierno republicano, como la restricción en la importación de materias primas e incluso la obligación de que todos los coches de la firma fabricados en España cambiasen de su logotipo la bandera Roja y Gualda por la nueva de tres colores impuesta tras el cambio de régimen político. Todo ello repercutió en una merma de sus ventas. Contrariamente pasaba en la sede de la empresa en Bois-Colombes, Paris, donde se venían logrando unos resultados comerciales extraordinarios. La filial francesa de Hispano Suiza se abrió en 1911 a raíz de una cruenta huelga general que en 1910 había hecho peligrar la viabilidad del fabricante. 

Marc Birkigt, director técnico y miembro fundador de Hispano Suiza, trasladó al consejo de administración de la casa, en Barcelona, un nuevo y ambicioso proyecto para reemplazar a la prestigiosa serie H6. Dada las características de la propuesta del ingeniero suizo, el consejo optó por que el nuevo modelo se fabricase en la planta de Bois-Colombes en París por diversos motivos. El más importante, la inestabilidad social y política que se vivía entonces en España. Además, Francia era por entonces uno de los principales epicentros de la industria del automóvil y algunas de las más prestigiosas compañías carroceras, como Chapron, Kellner, Binder, Saoutchik o Figoni & Falaschi tenían sus factorías en el extrarradio industrial de la 'Ciudad de la Luz'.

El nuevo Hispano Suiza J12 fue presentado en el Salón de París de 1931. Precedido por la fama de los H6B y H6C, fue uno de los principales focos de atención del público asistente. La gran novedad sin duda era su nuevo espectacular motor V12 de 9,4 litros de cilindrada y 220 cv de potencia, una unidad mecánica que el genio Birkigt había desarrollado proveniente de la aviación. El automóvil se vendía como conjunto chasis-motor-transmisión, esta última de tres velocidades. La carrocería debía ser elegida por el propietario y pagada aparte a un especialista. El J12 pronto destacó por su refinamiento, calidad de fabricación, vanguardia tecnológica y unas excelentes prestaciones, convirtiéndose en uno de los mejores autos de su tiempo junto con el Model J de Duesenberg o el mismísimo Bugatti Royale.

El ejemplar que protagoniza la entrada fue fabricado en 1934 y equipa una carrocería sobria, sencilla y muy elegante obra de la prestigiosa empresa gala Fernández & Darrin de París. Denominada 'Three Positions Cabriolet' (Cabriolet de tres posiciones) permite llevar el coche completamente descapotable, cerrado o en término medio sólo replegando la parte delantera de la capota de lona, que es en la configuración en que viene la miniatura. El modelo J12 de Hispano Suiza dejó de fabricarse en 1938 después de una limitada producción estimada de 120 unidades.

'El Kekomóvil' tiene el gusto de presentar hoy la primera miniatura de su colección realizada por Esval Models, un fabricante norteamericano relativamente nuevo pero que ha entrado con muy buen pie en el mercado de los autos a escala. La firma ha sido puesta en marcha por un coleccionista con 40 años de experiencia y ello se ve reflejado en el cuidado y el acierto que está teniendo Esval Models a la hora de elegir los modelos a reproducir. Este Hispano Suiza J12 con carrocería de Fernández & Darrin es la cuarta referencia del fabricante, tras un Packard, un Mercedes 260 D y un Duesenberg Le Baron. Está fabricado en resina. Lo más destacable sin duda es la esmerada y precisa terminación del modelo, lo que pone de manifiesto la apuesta de Esval por la calidad ante todo. Especial atención a los detalles finos, como la delicada cigüeña que todos los Hispano Suiza llevan sobre su radiador desde 1919 como homenaje al as francés de la aviación Georges Guynemer, en este caso realizada con esmero en metal fotograbado. Las luces, la calandra, los finos limpiaparabrisas y los diferentes ornamentos de la carrocería han sido realizados con la precisión de un trabajo de orfebrería. El molde representa a la perfección las líneas y formas del coche real y el interior cuenta con todos sus detalles. No quiero dejar pasar la buena ejecución de los dobleces de la capota, que dan aun más realismo al modelo. Esval Models ha realizado un excelente trabajo y la relación calidad/precio de la miniatura está más que justificada, eso sí, no son baratos, aunque por lo que ofrece, su compra tiene más compensación que otros fabricantes similares, como Neo Scale Models o Truescale Models. También me gustaría agradecer a Esval el hecho de haber apostado por una miniatura de un legendario coche español. En definitiva, Esval Models me resulta todo un descubrimiento y sólo me cabe esperar que se mantengan en la línea que han comenzado, lo que sin duda repercutirá en su éxito.

Las miniaturas de Esval Models son tiradas limitadas y todos vienen acompañadas de una tarjeta certificado que especifica el número de la miniatura en cuestión sobre el de la tirada global, además de una foto del modelo real y una pequeña historia del mismo.

4 comentarios:

SEAT PC dijo...

Maravilloso Hispano Keko esta de dulce



Saludos


Pegasín cetacientodos dijo...

Genial Keko

A.Sivianes dijo...

Bienvenido el nuevo fabricante! También es para agradecerle que se haya atrevido con este HS.
Los colores me resultan un poco extraños, pero sin duda la tonalidad debe ser mejor al natural.
Y a dónde podría haber llegado la marca hispana hoy en día, peleando con Mercedes, Bentley o incluso Rolls... Quizás un día la veamos nuevamente en escena (fabricando automóviles), tal y como acaba de pasar con Borgward.

Saludos!

Keko dijo...

Esval Models es un fabricante con una excelente calidad, Antonio.

Y dónde habría llegado Hispano Suiza hoy día es la eterna pregunta que todos nos hacemos. Sobre verla de nuevo en escena, si es como están haciendo con Borgward, con un coche tan anodino, prefiero que se quede como la leyenda que es.

Saludos