jueves, octubre 01, 2015

Citroen Traction 7 Roadster de Nostalgie





La contribución realizada tanto al progreso de la técnica como a la sociedad en sí misma son la mejor carta de presentación del Citroen Traction Avant, quizás uno de los primeros automóviles de gran distribución vendidos en Europa, un fenómeno muy similar al Model T de la Ford Motor Company unas décadas antes. André Citroen, un industrial francés que hizo su fortuna como fabricante de munición pesada durante la I Guerra Mundial, orientó la producción de sus fábricas en los Muelles de Javel al sector del automóvil con la idea de producir un coche de carácter utilitario convencido de que en tiempos de paz la gente demandaría un automóvil económico para el día a día.

Citroen buscó la colaboración de su tocayo André Lefevbre, un brillante ingeniero proveniente del fabricante de autos de lujo y de carrera Avions Voisin. Éste junto con su equipo, integrado por Raoul Cuinet (carrocería), Alphonse Forceau (transmisión) Maurice Santurat (motor) y Flaminio Bertoni (diseño), fueron los padres del Traction Avant. Fabricantes como Cord en los Estados Unidos y Alvis en el Reino Unido ya habían desarrollado automóviles con tracción delantera pero se trataba de automóviles de alta gama que sólo podían ser adquiridos por las élites económicas. El nuevo producto de Citroen apostó por este tipo de tracción en un coche de gran distribución y carácter utilitario teniendo sus desarrolladores el convencimiento de que era el sistema más adecuado para un coche de estas características. Realmente fueron unos visionarios, pues hoy día, la inmensa mayoría de los automóviles que circulan por nuestras calles tiene tracción a las ruedas delanteras.

El Traction Avant fue presentado en sociedad, como no podía ser de otro modo, en el Salón de París de 1934, en una impresionante puesta en escena con un stand que mostraba todas las variantes tanto de motor como de carrocería con que se ofrecía hasta ese momento: una berlina Traction 7 acompañada de los bonitos Roadster y Faux Cabriolet (coupé), una berlina Traction 11 de mayores dimensiones y el Traction 22 de motor V8 como guinda del pastel. No obstante, la adversidad se cebó con Citroen y el Traction, pues su desarrollo dejaría a la empresa en la bancarrota.

El fabricante de neumáticos Michelin, principal accionista de Citroen, tomó el mando de la compañía y puso al frente al brillante ejecutivo Pierre Boulanger que encauzó el proyecto Traction Avant hacia la dimensión que así merecía y a partir de 1935 el TA encadenó un éxito comercial tras otro. Sin embargo, Citroen iba a recibir un nuevo palo, ya que el patriarca, monsieur André, moriría ese año víctima de un cáncer, sin poder contemplar la repercusión que para la historia del automóvil, de Francia y la posteridad, ha significado ese vehículo popular que ideó.

En 1938 se presentó el que iba a ser modelo tope de la gama Traction Avant, el 15/6 de seis cilindros, puesto que el 22 V8 no pasó de fase de prototipo al estimar el nuevo director de la compañía, monsieur Boulanger, que un proyecto así carecía de viabilidad. 

Las carrocerías Roadster y Faux Cabriolet del Traction fueron diseñadas por el ingeniero Jean Daninos, asistente de Flaminio Bertoni, el cual fundaría su propia compañía carrocera a posteriori, la Facel-Metallon, y su propia marca de coches, Facel Vega. Sólo se fabricaron 4.300 Roadsters, cifra bastante pequeña en comparación con la fabricación de las berlinas. Se estima que sólo sobreviven hoy día unos centenares. En cuanto al modelo que nos ocupa, el Traction 7, representaba la línea de acceso a la gama TA. Producido entre 1934 y 1941, tuvo tres 'phases', tal y como denominan los franceses a las diferentes generaciones de un coche, el A, el B y el C, que se diferenciaban por el motor que montaban y los años en que se comercializaron. El 7A montaba un motor de 1,3 litros, de 1,5 el 7B y de 1,6 el 7C.

Muchos recordarán el Traction Roadster por su aparición en la tercera entrega de la saga cinematográfica Indiana Jones, cuando los protagonistas, Harrison Ford y Sean Connery, tratan de huir de un avión caza alemán que les persigue. Curiosamente esas escenas fueron rodadas en Almería, España.

La miniatura que hoy presento es una de esas que se encontraban en el fondo de mis vitrinas y aún no contaba con su entrada en el blog pese a llevar conmigo desde hace una década más o menos. Es un modelo en diecast de un Traction 7 Rodaster realizado en diecast por Nostalgia, un fabricantes en 1/43 un tanto misterioso, ligado en un principio al grupo Sun Star y que ahora simplemente empaqueta en sus envases modelos bien fabricados por Ixo o por Universal Hobbies. Su especialización son los autos clásicos franceses. La reproducción cuenta con un molde de proporciones y formas muy correctas con un acabado notable de pintura y detallado que la hacen un conjunto muy atractivo.

Esta entrada me gustaría dedicársela a la memoria de abuelo José Mª Sánchez Vega, que fue quien me regaló mi primera reproducción de un Citroen Traction, concretamente un Bburago en escala 1/24.

No hay comentarios: