lunes, agosto 24, 2015

De Soto Adventurer 1959 de Collector´s Classics





Chrysler Corporation dotó  en el año 1956 a cada una de sus marcas de un modelo de altas prestaciones. Plymouth tenía el Fury; Dodge el D500; Chrysler, el legendario 300B que inauguraba la prestigiosa serie de los 'Letter Cars'; Y De Soto, el Adventurer. Este automóvil tomó su nombre de un hermoso concept car obra del jefe de diseño de la Chrysler Corp, Virgil Exner. Y hay que decir que no puede ser más adecuado, dado que la marca De Soto tomaba su nombre del explorador  y aventurero español Hernando de Soto, el que dirigió la primeras misiones de exploración del actual territorio de los Estados Unidos tras la llegada de Cristóbal Colón al nuevo mundo.

El Adventurer de 1956 era el modelo tope de la gama Fireflite. Estéticamente eran idénticos salvo que el Adventurer sólo estaba disponible en dos combinaciones de color específicas, bien blanco y dorado o negro y dorado. Igualmente sólo se ofrecía con las carrocerías hardtop coupé y convertible. También montaba un juego específico de tapacubos dorados. La calandra frontal también iba pintada en ese color aunque el emblema de la V se dejada en cromado. El emblema del frontal y los de los laterales incorporaban una bandera a cuadros. El interior incluía guarnecidos en vinilo dorado, alfombrillas del mismo color e inserciones en Tweed marrón. 

Chrysler dotó al Adventurer de una versión específica del motor V8 Hemi, en este caso de la versión de 5,4 litros del Fireflite se pasó a un 5,5 litros (340 ci) que erogaba 320 cv de potencia gracias a una serie de mejoras mecánicas. Todo este cóctel provocó que el Adventurer tuviera mucha mejor aceptación entre el público que el mismísimo 300 B de Chrysler, de hecho la organización de las 500 Millas de Indianápolis así como del rallye Subida a Pykes Peak lo utilizó este año como coche oficial. Y es que su exclusiva y deportiva imagen aparejada a su potente motor "lo hicieron un codiciado objeto de deseo", escribió en el periodista Ron McDonald en el número de julio de 1956 de la revista 'Motor Trend'.

La noticia del cese de actividad de un fabricante de miniaturas siempre es una pésima noticia para un coleccionista, sobre todo cuando se trata de una compañía cuyas réplicas son excelentes, como fue el caso de Collector´s Classics, el fabricante argentino dependiente de la juguetera Buby. He aquí uno de los modelos que fabricó, tal y como he presentado en el blog otros. En este caso se trata de una magnífica miniatura de un De Soto Adventurer de 1956 con su típica librea blanca y dorada. Para ser una miniatura en metal blanco y con unos años encima su nivel de acabado es muy bueno. Su molde también. Por tanto, sólo nos queda preguntarnos qué hubiese pasado si Collector´s Classics hubiese continuado con su actividad y tuviera a su disposición los medios actuales para hacer miniaturas. Es algo que nunca podremos saber y nos contentaremos con nuestros Collector´s Classics en nuestras vitrinas.

2 comentarios:

SEAT PC dijo...

Yo estaba que lo de Soto era un simple modelo y no una subsidiaria de la misma Chrysler que tiene el de Soto pero nada tiene que ver con este modelo.

Una excelente pieza y con muy buenos detalles


Saludos

Keko dijo...

Hola Pau, pues así es. La marca De Soto fue creada por la Chrysler y fue la primera del grupo en desaparecer. Hace poco lo hizo Plymouth y ya sólo están Dodge y la matriz Chrysler. Unos años tuvieron Imperial como marca pero finalmente siguió como modelo.

Saludos y gracias por tu visita.