sábado, marzo 14, 2015

Dodge Dart 270 GL Barreiros de Altaya





Todos los españoles quisieron tener un Dodge. Por lo menos todos aquellos con carnet de conducir en vigor entre 1965 y 1971. Pero no un Dodge cualquiera, concretamente un Dart de los fabricados por Barreiros Diésel bajo licencia de la Chrysler Corporation. España afrontaba con optimismo una década de los 60 que tras la mejora económica de los 50 alejaba la oscura sombra de la Posguerra. En este contexto la empresa creada por el gallego Eduardo Barreiros, sin duda alguna el gran personaje de la automoción española, se había consolidado como un referente en la transformación y producción de motores diésel, camiones y otros vehículos de transporte e industriales. Por tanto, siguiente el paso que lógicamente esta compañía tenía que dar era la fabricación de coches.

Antes que nada conviene puntualizar el contexto socio-económico donde se movía Barreiros Diésel. España seguía siendo una economía fuertemente intervenida por el Gobierno, en régimen de autarquía. Las principales empresas de automoción , Seat y Enasa, eran nacionales y Fasa Renault estaba fuertemente apoyada por el Ejecutivo. Es por eso que el caso de Barreiros era bien distinto, pues se trataba de una compañía de capital privado. Por tanto, el emprendedor -como gusta ahora decir- gallego estaba claro que competía en inferioridad.

Los planes de Barreiros para producir automóviles pasaban por la fabricación bajo licencia, tal y como venía haciendo Seat con Fiat y Fasa Renault con la matriz francesa. Del mismo modo que Seat comenzó fabricando dos vehículos: un sedán medio -el 1400- y un utilitario -el 600-, Barreiros decidió hacer lo mismo, sólo que sería más ambicioso y apostaría por un modelo más lujoso, que además sería el coche con el que entraría en el mercado del automóvil.

Varias opciones se barajaron, según reflejan varias publicaciones, siendo la primera de ellas el Jaguar MK II. No alcanzó acuerdo con la firma de Coventry e inició negociaciones con el Rootes Group para el Humber Hawk, resultando igualmente infructuosas. Lo mismo pasó con Borgward -empresa que además afrontaba su bancarrota y traslado a México- y con General Motors cuando se sopesó la fabricación en España del Pontiac Tempest. Finalmente fueron las negociaciones con Chrysler las que llegaron a buen puerto. Villaverde fabricaría bajo licencia el Dodge Dart, un sedán de tamaño medio -el mercado estadounidense lo consideraba compacto- de la también marca de la clase media de la Chrysler Corporation, Dodge.

Los primeros Dodge Dart Barreiros españoles salen de la planta de montaje de Villaverde en 1965. Los motores, cajas de cambio y diferenciales venían desde Detroit, así como la mayoría de componentes salvo los asientos, los guarnecidos, los faros, las ruedas, servofrenos y lunas. El Dart , en versión GL, montaba un motor de seis cilindros en línea de 3,7 litros y 145 cv de potencia. Esta primera serie sólo estaba disponible en tres colores: negro, marfil y rojo guinda. La mitad de los primeros 1.200 producidos fueron destinados a organismos oficiales. Desde que Hispano Suiza cesó su actividad no había habido un coche fabricado en España con semejante porte.

Un año después Barreiros presenta la gama correspondiente a la temporada 1965-1966 en Estados Unidos. nace igualmente la versión GLE con pintura metalizada y mediotecho de vinilo acolchado. En septiembre de 1968 se presenta la nueva Línea 69 con nueva calandra y faros rectangulares, con el modelo GT como principal novedad, con techo completo en vinilo y motor de 165 cv. En 1969 se introduce el Dart Diésel, con el aspecto del modelo standard de 1966 y con un motor Barreiros de 2.000 cc y 60 cv, modelo que se hizo muy popular entre los taxistas, por su amplitud y bajo consumo. En 1971 y tras 17.589 unidades fabricadas finaliza la producción en Villaverde del coche más deseado de la España de la Posguerra.

Aprovechando que este año se cumple el 60 aniversario del Dodge Dart de Barreiros quería rescatar esta miniatura y realizar una nueva reseña de la misma. El modelo apareció en el año 2005 dentro de la colección 'Nuestros Queridos Coches', editada por Altaya. Era una miniatura muy deseada y ciertamente fue una mezcla entre euforia y decepción cuando fue puesta a la venta en los kioscos y comercios dedicados a la venta de prensa. Si bien es cierto que en una visión general identificamos en seguida un Dodge Dart GL de 1965, cuando se examinan los detalles empiezan los despropósitos. Para empezar, en la peana lucía el año 1966 cuando no es así. Uno de los fallos más garrafales era la inscripción 'Darreiros' en el capó y maletero. Tampoco contaba con un molde bien realizado y sus proporciones son discutibles. Con todo, fuimos muchos los que no dudamos en llevárnoslo a casa pues era la única oportunidad de tener esta miniatura. Ixo comercializó poco después una versión para el comercio tradicional en color azul metalizado claro y techo de vinilo negro, totalmente errónea pues ningún Dodge Dart del 65 llevó vinilo. Pasados los 10 años de la aparición de esta miniatura no hemos vuelto a tener nada mejor y a día de hoy sigue siendo la única miniatura que existe en escala 1/43 del Dodge Dart español.

4 comentarios:

A.Sivianes dijo...

Hola Keko, compartimos el modelo y en líneas generales me parece muy aceptable. Tenía en un pedestal al "pata negra" azul pero ya veo que también contiene errores y además está complicado de encontrar.

Para finalizar, supongo que conoces al de la GC y que me parece interesante también.

Saludos!

Keko dijo...

Hola Antonio. Efectivamente, el "pata negra" azul es incorrecto dado que Ixo lo vendía como Dodge español (con matrícula portuguesa) y al ser un modelo de 1965 el techo de vinilo es incorrecto, así como el color, pues los Dart españoles de 1965 originales sólo se vendieron en burdeos, beige y negro. Igualmente los Dart de la denominada 'Línea 69' que fueron los que empezaron a llevar techo de vinilo, no lo llevaban completo, sólo la parte de atrás (era un mediotecho, realmente). Si a esto le añadimos que usa el mismo molde, aceptable como tu dices, pero muy amorfo cuando vemos el coche de verdad, para mi no tiene ningún interés. El de la Guardia Civil lo he visto y no me dice mucho. Igualmente te digo que hay uno que se vende bajo la marca White Box, empleada por Ixo para vender sus excedentes de coleccionables, en un color rosa metalizado muy feo y raro.

Saludos y gracias por comentar por aquí

EL LANUSENSE dijo...

Hola keko, excelente blog y también el modelo Dart que nos muestras.

Este auto nos trae muchos recuerdos también a los Argentinos, pues aquí se fabrico como Valiant III, con leves cambios en los faros traseros.

Me permito hacerte una observación, la miniatura de Ixo que mencionas es del año 1970, y es un Dart 270 y si buscas fotos en internet encontraras modelos de ese año con vinilico en el techo.

No sabia de lo Whitebox, que eran excedentes de coleccionables.

Saludos!

Keko dijo...

Muy buenas EL LANUSENSE y ante todo gracias por tus amables palabras. En cuanto al Dodge de Ixo azul con vinilo negro, al llevar matrícula española y representar, supuestamente, al modelo español, es totalmente incorrecto, puesto que ese frontal y faros traseros en 1970 ya no se fabricaba en España. Eso sí, si se trata de un modelo argentino o norteamericano, pues deberían haber puesto otra matrícula, pero queriendo representar a un Dodge español, es totalmente incorrecto, pues representa a un modelo 1965-1966 que nunca llevaron ni techo de vinilo ni siquiera se ofrecieron en ese color azul. Te digo todo esto con el libro de Pablo Gimen Valedor 'Los Dodge Españoles' en la mano.

Un abrazo y un placer tenerte por aquí comentando

Keko