viernes, febrero 06, 2015

Mercedes 220 SE W128 'Coupé & Cabriolet A' de Vitesse












El debut de la Clase S de Mercedes con el modelo 220 S 'Pontón' (W180) marcó el punto de partida igualmente de otra tradición de la marca, la fabricación de modelos con carrocería coupé y cabriolet derivados de sus berlinas. En septiembre de 1955, en el marco del Salón del Automóvil de Frankfurt,  un año después de la presentación de la berlina 220, Mercedes presentó sus variantes Coupé y Cabriolet, cuyos primeros ejemplares saldrían de la línea de montaje un año más tarde.

Eran automóviles muy lujosos y con mucho glamour y encanto, siendo superiores en terminación y equipamiento a la berlina de la que derivaban, estando en este sentido más cerca del exclusivo 300 (W186-188), entonces tope de gama de Mercedes. Si bien destacaron por su manejabilidad, no podían considerarse autos deportivos, siendo más bien lo que en Estados Unidos llamaban 'Personal Car', termino acuñado para definir a un automóvil generalmente de dos puertas, de diseño llamativo, motor potente pero dotado de todo lujo y confort.

Para 1958 los modelos coupé recibieron la nueva versión de inyección del motor de seis cilindros y 2,2 litros que pasó a erogar 115 cv frente a los 100 a carburación, pasando de la antigua denominación interna W180 a W128. Este motor se incorporó a los cabrios a partir de 1959. Mucho más atractivos en cuanto a diseño que la berlina, también incluían opciones de equipamiento más exclusivas, como inserciones en madera, cuero, juegos de maletas, neumáticos con banda blanca o la caja de cambios manual Hydrak, que en principio hacía más rápidos los cambios de marcha pero que dio muchos problemas técnicos. Los 220 Coupé y Cabriolet se fabricaban en la planta de Sindelfingen independientemente de las berlinas.

Los más cinéfilos podrán recordar algunas apariciones del 220 Cabriolet en la gran pantalla, como en 'Con la muerte en los talones', donde un ebrio Cary Grant trata de huir de sus perseguidores; o en 'Odessa', donde el protagonista, un periodista que investiga los crímenes de una organización neonazi, conduce uno, aunque no tan esplendoroso como el del filme de Alfred Hitchcock.

Las miniaturas que hoy presento están fabricadas por Vitesse y se encuentran incluidas en su serie 'Classic German Cars'. Cuenta con un muy buen molde y un acabado muy vistoso aunque no muy trabajado, aunque jugar con un precio muy competitivo a su favor. Sí es cierto que son miniaturas con unos añitos ya (9-10 años) pero que el tiempo las tratan muy bien y siguen luciendo estupendamente en las vitrinas de los coleccionistas.

No hay comentarios: