lunes, febrero 16, 2015

Lamborghini Espada de Minichamps





Los 'concept cars' o prototipos son empleados por los fabricantes de automóviles como bancos de pruebas, estudios de diseño y técnica o simplemente para su exposición en los grandes salones. El destino de estos autos suele ser en muchos casos el desgüace o, en las mejores circunstancias, ser depositados en almacenes o museos, o incluso ser vendidos a coleccionistas que no dudan en pagar una cifra arbitrariamente astronómica por ellos. No obstante, existen casos en que estos modelos terminan por entrar en producción. El que hoy nos ocupa es uno de esos casos.

Lamborghini y Bertone presentaron en el marco del Salón de Ginebra de 1967 un llamativo prototipo denominado Marzal. Se trataba de un automóvil de afilada línea coupé, cuatro asientos y dos grandes puertas que abrían y cerraban al estilo 'alas de gaviota'. El automóvil suscitó un gran interés por parte del público y además, en el GP de Mónaco de dicho año, fue desplazado al mismo y los príncipes Rainiero y Grace tuvieron la ocasión de hacer una vuelta al trazado monegasco al bordo del Marzal previamente al comienzo de la carrera. No había más remedio que llevarlo a producción.

Meses más tarde veía la luz un nuevo Lamborghini denominado Espada, nueva referencia del fabricante de Santa Ágata al mundo de la Fiesta del Toro, en este caso al estoque, la espada del torero. Era un coche ancho y corpulento aunque las líneas de Marcello Gandini le conferían un aspecto grácil y estilizado desde cualquiera de sus ángulos, de hecho se decía que aún desde parado parecía ya circular a 250 Km/H. Tenía idéntico aspecto al Marzal pero las puertas de alas de gaviota fueron sustituidas por unas convencionales. Montaba el motor de la casa, de 12 cilindros en V, 3,9 litros y 350 cv de potencia, motor que fue evolucionando en las diferentes versiones que se comercializaron del Espada en sus 10 años de vida, los S1, S2 y S3. El Espada ocupó el lugar entre el Islero y el Miura. En su interior el cuero se mezclaba con las maderas nobles ofreciendo ambiente de gran exclusividad, aunque hubo muchas quejas sobre la ergonomía de sus mandos. La mayoría de los Espada montaban una caja de cambios manual de cinco velocidades, aunque también se ofreció una automática de tres relaciones que era capaz de asimilar las cifras de par del rabioso motor V12 Lamborghini. Bertone diseñó un prototipo de cuatro puertas del Espada, el Faena, que nunca llegó a producirse. En 1978 cesa la producción del Espada con 1.217 unidades construidas y comercializadas, sin duda, fue el primer éxito comercial de Lamborghini.

Dentro del extenso catálogo de miniaturas Lamborghini que ofrece Minichamps el Espada es sin duda una de sus creaciones más finas y trabajadas. Cuenta con un molde muy bien proporcionado y de formas corrientísimas y su nivel de acabado y ornamentado es sobresaliente.

No hay comentarios: