sábado, febrero 14, 2015

Edsel Bermuda Station Wagon 1958 de Minichamps





Edsel fue la nueva división automovilística introducida por la Ford Motor Company en 1958 con el objetivo de aumentar la gama  media de productos y establecer un nuevo escalón entre Ford y Mercury. Su nombre fue un homenaje a Edsel Ford, hijo único del patriarca Henry Ford, un personaje clave en el devenir de la firma de Detroit, digno continuador del éxito de su padre, artífice del Ford A, el segundo gran hito de la marca del óvalo azul tras el Ford T, además de otros modelos legendarios de la historia del automóvil, como el Lincoln Zephyr y el Lincoln Continental MK I. Se puede destacar también su labor de mecenazgo y filantropía: el gran mural que pintó Diego Rivera y que hoy se encuentra en el Instituto de Artes de Detroit fue sufragado por él, así como la carretera interestatal 94 o el instituto de enseñanza Edsel Ford de Dearborn. Edsel como marca automovilística figura como uno de los grande fracasos de la industria del motor; por una serie de desafortunados motivos de todo tipo, lo que no deja de ser una gran injusticia que el gran fracaso de la Ford Motor Company llevara el nombre de uno de sus presidentes más brillantes.

Los principales fabricantes norteamericanos establecieron un orden de jerarquía entre sus marcas que iban desde la más popular a la más elitista. En General Motors era el siguiente: Chevrolet-Pontiac-Oldsmobile-Buick-Cadillac; y éste era el de la Chrysler Corporation: Plymouth-Dodge-De Soto-Chrysler-Imperial. Sin duda el de Ford era el más pequeño: Ford-Mercury-Lincoln Continental. Por este motivo, desde la firma de Dearborn decidieron introducir la nueva marca Edsel como paso intermedio entre Ford y Mercury.

Edsel irrumpió en el mercado con cinco modelos: Pacer, Ranger, Villager, Roundup y Bermuda, con carrocerías sedán, coupé y station wagon familiar. Su primera controversia surgió a primera vista: Si bien no era un auto muy estiloso -obra de Roy Brown-, su rasgo más distintivo, la peculiar parrilla frontal vertical desembocó en una serie de fuertes críticas, que le valieron toda clase de apodos, desde el más benevolente 'Horse Collar' (collar de caballo, para el tiro de carros) al más explícito 'vagina'. Imagínense, no creo que existieran muchas personas que querrían una vagina en el frontal de su coche. Igualmente, adoleció de una innumerable cadena de fallos mecánicos y de producción motivados por bajos controles de calidad. La marca Edsel acarreó a la Ford 250 millones dólares en pérdidas. Incluso Henry Ford II, hijo de Edsel Ford, alegó contra la utilización del nombre de su padre en un coche tan mediocre: "no quiero que el nombre de mi padre esté en miles de tapacubos", llegó a afirmar. Incluso algunos estudios de publicidad y mercado evidenciaron lo erróneo de usar ese nombre, que fácilmente se confundía con otros de carácter peyorativo, como Weasel (comadreja) o Dead Cell (batería muerta). Con todo, existen algunas simpáticas referencias populares al fracaso del Edsel: una en el capítulo de 'The Simpsons' 'Oh brother, where are thou?' en el que Homer se reencuentra con su hermano, el cual es un importante industrial del motor y éste le permite diseñar su propio coche, lo que hace que Homer le provoque la ruina. También hay referencias al Edsel en la canción 'We didn´t start the fire', de Billy Joel.

El modelo que nos ocupa hoy es el Bermuda, que ocupaba el escalafón más alto en lo que a carrocería station wagon se refiere en la primera serie de 1958. Era el equivalente al Country Squire de Ford y también incorporaba paneles de madera en los laterales de la carrocería. Montaba un motor V8 FE 361 ci de 5,9 litros acoplado a una caja de cambios automática denominada 'Teletouch', que se manejaba con unos botones situados en el centro del volante. La miniatura está realizada por Minichamps y tiene un excelente nivel de acabado, tanto en las proporciones de su molde como en el ornamentado de la miniatura.

No hay comentarios: