jueves, abril 25, 2013

Volvo P1800 Jensen de Neo Scale Models





 Muchos exitosos proyectos provienen de anteriores fracasos. Tras el fracaso que supuso para Volvo Cars el modelo P1900, intento de automóvil con pretensiones deportivas que sólo logró vender 68 unidades, la firma sueca no cesó en su intento y por fin dio en la tecla. En 1957 el ingeniero consultor Helmer Petterson se encargó de liderar la segunda intentona de Volvo por construir un coche deportivo.  Su hijo Pelle Petterson, que por entonces trabajaba para la empresa carrocera italiana Pietro Frua, se encargó del diseño. En un primer momento se fabricaron tres prototipos, los P958 X1, X2 y X3.

Por aquellos entonces Volvo era un pequeño fabricante por lo que Helmer Petterson condujo junto al ingeniero jefe de Volvo, Thor Berthelius, el X1 hasta Osnabruck en Alemania, concretamente al cuartel general del carrocero Karmann, que en un principio aceptó fabricar el P1800 en su línea de montaje. Pero finalmente la decisión fue abortada cuando el principal cliente de Karmann, Volkswagen, vetó la decisión prohibiendo la fabricación del Volvo en dicha empresa. Tras visitar infructuosamente a Hanomag, Drautz y NSU, los ejecutivos de Volvo abandonaron Alemania sin encontrar una factoría para fabricar su deportivo, nuevamente parecía que el destino se oponía al Volvo sport.

Helmer Petterson decidió buscar dinero para poder afrontar la fabricación del P1800 directamente desde Volvo. El proyecto era tan secreto que en la propia Volvo la mayoría de operarios no tenía conocimiento de su desarrollo. Finalmente una foto en prensa donde se veía a la perfección el logo de Volvo en uno de los coches, provocó que la firma se interesara por el proyecto, y el nuevo coche fue presentado en el Salón de Bruselas, a la par que se hizo público que sería fabricado en las infrautilizadas instalaciones de Jensen Motors en Gran Bretaña. Se firmó un contrato por 10.000 coches.

Mientras los chasis monocasco se construían en la fábrica de Pressed Steel en Linwood, Escocia, el montaje final tenía lugar en la planta Jensen de West Bromwich. El P1800 tenía un aspecto tremendamente atractivo muy influenciado por el estilo italiano de finales de los 50. Bajo el capó montaba un motor de 1,8 litros y cuatro cilindros que unido a  una caja de cambios manual de cuatro velocidades sincronizada o una automática Borg-Warner de tres lograba una velocidad de 180 Km/H. A partir de 1969 los P1800 montaron un motor de dos litros y 118 cv, adoptando la denominación P1800 S. En 1972 se ofrece la versión familiar tipo Shooting Break con su peculiar diseño siendo uno de los primeros autos deportivos con carrocería familiar junto con el Reliant Scimitar.

No obstante la verdadera fama del P1800 viene directamente de la TV, cuando comenzó a emitirse en la serie de acción y aventuras 'El Santo', protagonizada por Roger Moore, que daba vida a Simon Templar, un singular aventurero a medio camino entre ladrón, playboy y mercenario. Al principio los creadores de la serie quisieron subir a Moore en el recién estrenado Jaguar E-Type, pero precisamente esa condición de ambigüedad del personaje, entre héroe y villano, hizo que la firma de Coventry no quisiera ligar su flamante deportivo a la imagen de 'El Santo', optándose por un Volvo P1800 de la primera serie, con sus parachoques con forma de cuerno de vaca, como compañero de aventuras de Moore, un deportivo exótico y peculiar, tecnología sueca con diseño italiano y fabricación británica, para un personaje muy peculiar y divertido.

El Volvo P1800 no es una novedad en el mercado de miniaturas en 1/43, pues ya contábamos con una estupenda réplica de Minichamps que ya mostramos en su día. No obstante este que nos ofrece Neo se corresponde a los primeros modelos que llevaban el apellido Jensen de la planta donde se fabricaban y con sus peculiares parachoques de cuernos de vaca. El modelo es muy atractivo, con un molde de diseño correcto y el típico acabado muy llamativo de los modelos en resina. El color es igualmente muy propio y se trata de una serie limitada de 300 ejemplares.

1 comentario:

A.Sivianes dijo...

Le tengo muchas ganas al P1800, el famoso coche del Santo (no creo que ya quede mucha gente que se acuerde de esa serie). Estos 1800 eran un desastre, se fabricaban en una planta inglesa y Volvo tuvo que tomar cartas en el asunto, llevándose la producción a Suecia (estos modelos se denominaron "S", por Sverige).

Es uno de mis clásicos preferidos, un diseño precioso del que pueden disfrutar en persona los pocos dueños que hay en España de estos coches (algunos en Canarias).

Saludos y te felicito, como siempre, por tus bellas piezas.