lunes, abril 16, 2012

Lotus Eclat de Spark





Un año después de la presentación del Elite, Lotus añadió a su catálogo una versión más simple y convencional del que había sido su primer modelo tipo 'Gran Turismo'. Denominado Eclat (en algunos mercados Elite Coupé), se trataba del modelo más económico que ofrecía la firma de Norfolk y, de hecho,  sus buenas cifras de ventas así lo atestiguan.

Mientras que el Elite tenía un diseño muy extravagante y llamativo, el Eclat con su trasera Fastback era un coche mucho más convencional. Era también más ligero, pesaba 100 kilos menos, lo que lo hacía más rápido y manejable. Según su equipamiento, el Eclat se comercializaba en cinco versiones, cada una denominada con un número, el 520 era el básico; el 512 tenía una caja de cambios de velocidades y llantas anchas de aleación; el 522 incluía aire acondicionado y otros refinamientos; el 523 añadía dirección asistida; y el 524 incorporaba una transmisión automática.

Mecánicamente, el Eclat era clavado al Elite, así pues las primeras unidades de 1975 montaban el motor de dos litros y 160 cv de potencia, que fue sustituido en 1976 por una evolución de 2,2 litros de igual potencia más fiable. El Eclat alcanzaba los 210 Km/H frente a los 200 del Elite. Por contra, sus plazas traseras eran casi inhabitables. La versión más exclusiva fue la denominada Riviera, con el panel del techo extrapole, llantas especiales y un paquete aerodinámico consistente en dos alerones. En 1982 el Eclat se sustituyó por el Excel.

Mientras que algunos fabricantes de miniaturas persisten en repetir reproducciones ya disponibles en el mercado, la gente de Spark sigue ofreciendo ese punto de distinción que siempre le ha caracterizado y vuelve a ofrecernos una miniatura realmente exótica e interesante, pues es cierto que el Lotus Eclat es muy posible uno de los autos menos conocidos popularmente entre los fabricados por la marca que fundó el mítico Colin Chapman. Sin conocer el coche real (sólo por fotos) se puede decir que las formas del molde son correctas y el acabado viene a ser el habitual de Spark, donde predominan los detalles que le dan un gran realismo. Por su aspecto, deducimos que se trata de un Eclat de la primera serie de 1975, reconocible por sus peculiares llantas. En definitiva, otro de esos modelos sumamente interesantes que me gusta tener en mi colección.

No hay comentarios: