lunes, febrero 06, 2012

Dodge Custom Royal Lancer Hardtop Coupé 1959 de American Excellence

El año 1959 supuso el cúlmen del diseño automovilístico de la era espacial en los Estados Unidos, cuando las aletas, los cromados, las dobles antenas o los faros tipo cohete llegaron a su máximo esplendor. Tanto los modelos básicos como los topes de gama de esta época lucían unos llamativos y barrocos diseños. En este sentido, cabe resaltar que la marca Dodge se movía en el segmento medio de la Chrysler Corporation, entre los básicos Plymouth y los más elitistas Chrysler de la conocida 'Letter Series'. Los Dodge rivalizaban directamente con los Buick, Pontiac y Oldsmobile de la GM y con los Mercury de la Ford Motor Company.

Ese año 1959 el modelo Custom Royal Lancer se convierte en el tope de gama de Dodge. Tenía un diseño muy futurista y tremendamente barroco obra, como todos los productos de la Chrysler entonces, del genial Virgil Exner, el responsable de diseño de la corporación y uno de los nombres propios de la época junto a gente como Harley Earl, Bill Mitchell o Raymond Loewy.

Entre los rasgos más distintivos del coche figuraban como no las aletas traseras con los faros tipo 'Jukebox' y un frontal con una gran parrilla ovalada y los grupos ópticos dobles con una filigrana inclinada hacia el centro, lo que hacía que su semblante diera la sensación de un rostro enfadado. Entre las opciones de motorización que la casa ofrecía destacan los sensacionales y potentes motores V8 D500 y Super D500, con 320 y 345 cv de potencia cada uno. Todos se ofrecían con la caja de cambios automáticas accionada por botones Torqueflite.

Todos los modelos americanos de Neo-American Excellence de la década de los 50 destacan especialmente por su vistosidad, dado lo barrocos que son a lo que se añade su nivel de detalle, en este caso, especialmente rico, con multitud de elementos en material fotograbado. Como es habitual, dos son las posibilidades de color que hay, negro y amarillo, y éste lavanda y amarillo, opción por la que me he decantado al verlo como más elegante.

No hay comentarios: