miércoles, noviembre 16, 2011

Adler Autobahn 2,5 L 1937 de Neo Scale Models

Alemania juega y ha jugado un papel fundamental en la historia de la automoción. Fue allí donde empezó todo, donde muchos fabricantes y pioneros pusieron en práctica ideas novedosas y donde los coches tienen la mejor de las famas. Pese a que hoy tenemos a cuatro fabricantes alemanes que son la gran referencia, antaño hubo otros muchos que por uno u otro motivo se quedaron en el camino, uno de ellos es que el voy a tratar hoy, Adler.

Adler comenzó su actividad en el año 1900 como constructor de motos, bicicletas, máquinas de escribir y, por supuesto coches. Sus primeros modelos se construyeron con motores De Dion que incluían modelos desde 1.032hasta 9.081 cc. En 1902, con Edmund Rumpler como director técnico empezó a usar sus propios motores. Estos coches conducidos por los hermanos Erwin y Otto Kleyer, hijos del fundador de la marca Heinrich Kleyer, cosecharon notables éxitos en las competiciones de la época, al igual que los del piloto Karl Irion. Denominados Standar, fueron los primeros coches en incorporar frenos hidráulicos, concretamente incorporaban un sistema de ATE Lockheed. Igualmente, entre 1927 y 1929 Clarenore Stinnes dio la vuelta al mundo en coche en un Adler.

Es reseñable el episodio ocurrido durante la estancia de Josef Ganz, periodista de 'Motor Kritik' como consultor técnico, cuando se desarrolló para Volkswagen un prototipo ultraligero de chasis tubular y motor trasero denominado 'Maikäfer', que quedó suspendido cuando la marca optó por la fabricación de coches con tracción delantera.

En 1930 Adler introduce sus nuevos modelos Trumpf y Trumpf Junior, que dieron un gran resultado tanto como coches de calle como en la competición, incluidas participaciones en Le Mans. Otros modelos destacados fueron el Favorit y el Diplomat.

En 1937 Adler presenta el Autobahn 2,5 L, el que sería el último coche de Adler. Se trataba de una berlina de gran tamaño, con una carrocería muy aerodinámica para su época diseñada por Paul Jaray. Montaba un motor de seis cilindros en línea de 2,5 litros que erogaba 60 cv. Gracias a a la buena aerdonámica de la carrocería, el Adler se mostraba especialmente rápido para un coche de sus características, logrando una velocidad de 125 Km/H.

Tras la II Guerra Mundial, Adler suspendió la producción de coches y se centró en las motos y en material de oficina. Muchas piezas de Adler sirvieron para las motos de fabricantes británicos como Triumph, Ariel y BSA. En 1957 la empresa fue adquirida por Grundig.

Una de las últimas novedades de Neo Scale Models es este Adler 2,5 L, una miniatura muy en la línea de Neo, de un coche más bien exótico y poco conocido. La miniatura goza de muy buen acabado, el molde parece muy correcto y el detallado esel habitual de la marca, con muchas piezas hechas en fotograbado. Existe la posibilidad de adquirirla en dos colores, uno negro estándar y el burdeos que corresponde a una edición limitada de 300 ejemplares.

3 comentarios:

Juanh dijo...

Keko, hermoso el Adler, un gran diseño de preguerra.
Abrazos!

Gaucho Man dijo...

hermoso modelo muestras Keko.
me gusta apreciar los autos que se salen de lo común, que casi no tienen reproducciones en die cast, precisamente los modelos que elije Neo.

A.Sivianes dijo...

Me recuerda mucho a los modelos de Tatra, el desaparecido fabricante checo (aunque creo que sigue con camiones).