domingo, diciembre 12, 2010

Cadillac Eldorado Biarritz de American Excellence

Un eslogan publicitario de los años 50 vendía el Cadillac Eldorado diciendo que tenía "un motor tan grande como Texas y un capó tan largo como California". Un par de décadas más tarde no hubiese sido muy acertado volver a utilizarlo.

Los años 80 trajeron consigo un más que notable cambio de mentalidad entre los fabricantes norteamericanos y la filosofía de "contra más grande mejor" ya no servía para vender coches a una población que durante la crisis del petroleo había descubierto lo práctico que era poseer un auto europeo o japonés.

En 1978 el Cadillac Eldorado era un enorme y ostentoso cabriolet disponible con un motor V8 de 7,0 o de 8,2 litros. Un año después veía la luz un nuevo Eldorado, un sedán de dos puertas y tracción delantera que compartía su plataforma con el Buick Riviera y el Oldsmobile Toronado cuyo motor había disminuido su capacidad hasta los 5,7 litros. Opcionalmente en algunos estados se ofrecía un 6,0 litros.

Pese a la notable reducción de tamaño, el Eldorado seguía ocupando el escalón medio de la gama Cadillac de los 80, ocupando el salto entre el Seville y el Fleetwood Brougham. Dado que era un coche destinado a una clientela pudiente, Cadillac mantuvo en el Eldorado algunos rasgos estilísticos muy barrocos, como la gran puerta con el cristal sin módulo, la ausencia de pilar B y un techo integrado por dos piezas que le conferían un estilo hardtop coupé, con una plancha de acero inoxidable y una semicubierta de vinilo. El parabrisas trasero era casi vertical.

En 1981 se introduce un nuevo motor de 6,0 litros, el V8-6-4 de desplazamiento variable, el cual funcionaba con dos, cuatro, seis u ocho cilindros dependiendo de la potencia que el conductor demandase. La intención era buena, pero lo cierto es que su funcionamiento no fue el deseado. El motor en sí era muy robusto y fiable, pero no su electrónica.

Tampoco fue exitosa la introducción en 1982 del nuevo motor de 4,1 litros HT de aluminio, tuviendo que ser reemplazado en muchos de los casos. No obstante, el Eldorado seguía siendo un coche de gran éxito entre el público.

Otro fallo fue detectado en 1981, los coches se balanceaban demasiado provocando mucha inestabilidad a alta velocidad, encontrándose la solución en la instalación de una gran plancha de metal bajo el asiento del conductor. Los más cinéfilos recordarán cuando el actor Robert de Niro, en el papel del gángster Sam Rostein, salva su vida cuando le colocan una bomba en su Eldorado en la película Casino, de Martin Scorsese. Fue la famosa plancha de metal la que preservó su cuerpo de la explosión.

En 1984 se introduce la opción de los instrumentos digitales para el velocímetro y el indicador de combustible y el ordenador de abordo. GM ya lo había empleado un año antes en el Corvette de Chevrolet.

No fue hasta 1984 cuando Cadillac ofreció una versión descapotable del Eldorado Biarritz. Previamente, algunos usuarios transformaron los suyos llevándolos a carroceros como American Sunroof Corporation, Custom Coach y Hess & Eisenhardt. Estos artesanos también fueron especialistas en Riviera y Toronado.

El Eldorado de 1979-1985 es un coche extremadamente popular en los Estados Unidos y ha tenido innumerables apariciones en el cine, casi siempre asociado a gángsters y malos de película. Aparte de su aparición estelar en Casino, destacamos también el remake que Dominic Sena hizo del clásico de los 70 'Gone in 60 seconds', protagonizada por Nicolas Cage y Angelina Jolie. El grupo de ladrones que protagoniza la película roba accidentalmente un Eldorado Biarritz idéntico a la miniatura que mostramos y las pasan canutas para ocultarlo a los audaces ojos del inspector Castlebeck (Delroy Lindo).

La miniatura de American Excellence-Neo llevaba ya desde octubre anunciada y por fin, en vísperas de las fiestas navideñas nos ha llegado. El nivel de calidad es el habitual de este fabricante. El modelo está disponible en dos combinaciones de color, burdeos-blanco y dorado-beige. Aparte del bonito exterior, destacamos el interior con los asientos de capitoné y el salpicadero con todos sus detalles. Este año, un fabricante artesanal de miniaturas ruso ha sacado al mercado una excepcional réplica de este Cadillac, aunque considerablemente más cara. Con esta de Neo-American Excellence nos damos por satisfechos.

No hay comentarios: