domingo, diciembre 26, 2010

Alfa Romeo 33 Stradale de Minichamps

Alfa Romeo retiró su equipo de Fórmula 1 tras la temporada 1951, la segunda de dicho campeonato, tras ganar Nino Farina y Juan Manuel Fangio los títulos mundiales de 1950 y 1951. La marca entonces se centró en el desarrollo de sus coches de calle, aunque siguió participando en algunas competiciones.

La marca del Biscione afronta la década de los 60 con un nuevo optimismo y planea un regreso más serio a la competición, de este modo, en 1961 se crea la división Autodelta, centrada en el desarrollo de vehículos para carreras. Fue especialmente reseñable el éxito en la categoría Sport, gracias al Alfa Romeo Tipo 33.

En 1967 se presenta en el Salón de Turín un deportivo de calle basado en el 33/2 de carreras. Su adaptación consistió en una carrocería de aluminio, en sustitución de la fibra, se alargó la distancia entre ejes y se rebajó ligeramente la potencia del motor V8 de 2 litros de 270 a 230 cv. El interior no hacía concesiones al lujo, con lo que el peso del conjunto era de 700 kg, que garantizaban unas prestaciones de primera.

El motor, un V8 a 90 grados de lubricación por cárter seco y medidas muy compactas, rendía sus 230 cv de potencia máxima a 8.000 rpm, pero la línea roja la tenía en las 10.000. Iba acoplado a una caja de cambios manual Coloni de seis velocidades.

De una producción total de 18 unidades, 13 llegaron a clientes privados, uno se fue al museo de Alfa Romeo y el resto fueron chasis desnudos que fueron a parar a los estudios de diseño de Pininfarina, Bertone e Italdesign, que sirvieron como base para el desarrollo de los prototipos P33, Iguana y Carabo. Franco Scaglione fue el encargado de diseñar las carrocerías de los 13 modelos para clientes. Los chasis salían terminados de Autodelta para que Carrozeria Marazzi los terminase de ensamblar. Se trató de un trabajo tan artesanal, que no hubo dos unidades iguales, aunque las diferencias estaban en las rejillas de ventilación, los retrovisores, el color de las llantas, o las luces delanteras. Sus líneas voluptuosas coronadas por sus espectaculares puertas que se abrían al estilo "alas de mariposa" convirtieron al 33 en uno de los diseños más rompedores de los 60, de hecho, sus líneas siguen estando de actualidad, pues si nos quedamos mirando al actual Alfa 8C podemos encontrar muchos de los rasgos del 33. Con un precio de 17.000 dólares en su día frente a los 2.800 que costaba un coche medio, el 33 era un automóvil de lo más exclusivo.

No podíamos terminar el año 2010 sin incluir un Alfa Romeo en el blog precisamente el año en que la marca de Biscione celebra sus 100 años de vida. Y la miniatura que hoy presentamos es realmente especial. Realizada por Minichamps, este Alfa Romeo lleva ya descatalogado unos años y es una pieza especialmente cotizada, sólo basta con echar un vistazo a los pocos que suelen salir por eBay o en tiendas especializadas. Este modelo se presentaba en un estuche de cartón rojo con el logo clásico de Alfa. Otros Minichamps con esta misma presentación que hemos mostrado en este blog son el Delorean, el Mercedes C111, el Iso Grifo 7 Litri y el De Tomaso Mangusta. El acabado de la miniatura es superior al de la media de los Minichamps y destacamos la apertura del vano motor con una mecánica ultradetallada (sólo basta con echar un vistazo a los cables) o unos limpiaparabrisas hechos en material fotograbado, algo que sólo me hace pensar que Minichamps tocó techo con este modelo. En fin, que me alegra poder haber añadido finalmente a mi colección una miniatura que en su día perdí la ocasión de adquirir y que se me ha venido resistiendo.

No hay comentarios: