sábado, agosto 14, 2010

Audi Type A Phaeton de Minichamps

El primer modelo de automóvil que se vendió a principios del siglo XX bajo el nombre Audi, hoy tan común para todo el mundo, data de marzo de 1910. Y hablar de este coche es hablar de uno de los grandes nombres de la automoción alemana, August Horch.

August Horch fundó su propia marca a finales del siglo XIX y ésta pronto destacó por sus automóviles de gran calidad y destinados al público más acaudalado de la época. Hacia el año 1905 Horch se vio obligado a abandonar su propia compañía, la Horch Werke por desacuerdos con el resto de socios y decide emprender su camino en solitario.

Es entonces cuando nace la compañía Audi, que como ya explicamos en algún post anterior, dicho nombre, es la latinización del propio apellido Horch, que quiere decir "escucha". El Audi Type A ve la luz en marzo de 191o. Al igual que pasaba con los Horch, los Audi eran coches lujosos y sofisticados destinados al público más pudiente que buscaba lo mejor ante todo. El Type A, al igual que la gran mayoría de los coches de su tiempo, se adquiría como conjunto chasis-motor y cada cliente se encarga de buscar al carrocero que más se adaptaba a sus gustos. El coche se encuadraba en la categoría de 10/22 caballos y era un diseño nuevo del propio August Horch y de su responsable técnico, Hermann Lange. Montaba un motor de cuatro cilindros y 2,6 litros que producía entre 22 y 28 cv de potencia. La velocidad máxima era de 75 Km/H. El precio de venta (sólo conjunto chasis-motor) era en su época de 8.500 marcos alemanes, lo que deja bastante claro que iba dirigido a un público verdaderamente elitista. Un total de 137 Audi Type A se fabricaron entre 1910 y 1912.

Hace unos meses que tenemos constancia de que Minichamps ha inaugurado una nueva línea de producción de coches de resina llamada Evolution. Hasta ahora esta gama se limitaba a coches de competición, más que nada algunos Porsche 911, Audi R8 y Aston Martin V8 Vantage. El primer coches de calle de la linea Minichamps Evolution es este Audi Type A Phaeton. Realmente, el coche tiene el mismo acabado que puede tener un Minichamps de diecast, de hecho, si se le compara con otras miniaturas similares de la marca, como los Horch 853 y 855, vemos un acabado similar, que por otra parte es muy bueno. El mejor detalle que yo he encontrado en este coche son la palanca de cambio y el freno de mano con la fina rejilla en fotograbado. Las llantas son también muy bonitas. Choca un poco que el contorno de la parrilla del radiador y los cobertores de los faros delanteros, imitando el metal dorado, no se hayan dorado de verdad. Por tanto, quien vaya a comprar esta miniatura debe saber que, aún siendo muy buena y con un acabado de primer orden, no se va a encontrar algo parecido a un Spark o un Neo, sino un Minichamps, sólo que de resina.

1 comentario:

Marcos Barenque dijo...

buena reseña, hermoso auto :)