sábado, marzo 20, 2010

Morris Mini Pick Up de Spark

En 1961 la BMC decide expandir su exitoso Mini al mundo del trabajo y nacen de esta manera las versiones Van y Pick Up. En un principio, podía considerarse un contrasentido que un coche que había nacido para dar clase y exclusividad al automóvil utilitario se emplease en el mundo laboral, pero lo cierto es que los ejecutivos de la BMC estimaron que si su coche había demostrado ser muy versátil a la hora de convertirlo en un auto de competición, versiones destinadas al trabajo seguro que serían bien recibidas.

Los nuevos Minis se construyeron sobre una nueva plataforma alargada de 3,4 metros y todo el espacio que había entre los asientos delanteros y la trasera del coches se empleaba para la carga. El Van era una furgoneta cuyos laterales eran paneles de metal y el Pick Up, como su propio nombre indica, tenía la plataforma de carga trasera al aire. El coche tenía un peso total de 680 kilos además de un depósito de combustible de 27 litros (seis galones imperiales).

Al ser un coche destinado a la práctica laboral diaria, el diseño exterior de los Pick Up resultaba algo más espartano que en los modelos normales, de este modo una de sus principales características era la parrilla de chapa del mismo color que la carrocería. El equipamiento básico incluía aire acondicionado, parasol para el acompañante o parabrisas laminado. La lona para tapar la carga se compraba como extra. En 1978, cuando apenas faltaban tres años para que la producción de los Van y Pick Up cesase, ambos fueron renombrados Mini 95. En 21 años de producción un total de 58.179 unidades fueron construidas.

Seguimos con la bonita serie dedicada al mítico Mini que realiza la marca británica Spark con una miniatura de matrícula de honor de un simpático Morris Pick Up de los sesenta. Como viene siendo habitual en la marca y particularmente con esta serie, Spark ha conseguido una miniatura muy trabajada de un coche que en realidad era bastante sencillo, trabajo que se logra dando mucha prioridad a los cuatro detallitos que tiene, de este modo piezas como el tapón del tanque de combustible, los faros, los emblemas, los limpiaparabrisas o el retrovisor son individuales y muchas hechas de material fotograbado. Destacamos también el excelente modelado del interior de la caja. Otro magnífico detalle es la finura de las ventanillas dobles. Seguiremos atentos a más variantes del Mini de Spark.

1 comentario:

Retca dijo...

ke buen blog yo tambien colecciono autos de donde eres ?