viernes, enero 01, 2010

Volvo 145 Break de Neo Scale Models


En verano de 1966 Volvo comienza con la fabricación del sutituto de la exitosa serie 120, el popular Amazon, un coche del que se llegaron a vender 667.323 unidades en todo el mundo y que todavía se mantendría en el mercado tres años más conviviendo con su sustituto. El nuevo modelo, denominado serie 140, se ensamblaría en la planta de Torslanda.


El nuevo Volvo heredaba de su antecesor el motor y el chasis y su auténtica novedad era la carrocería, pues había una ruptura total entre las líneas redondeadas del Amazon y el nuevo estilo recto del 140. En un principio se ofrecía con el motor B18 de 1,8 litros y 85 cv pero poco más tarde se incorporó un dos litros con doble carburación. 

El nombre del coche incluía un 1 por la serie a la que pertenecía, un 4 por el número de cilindros del motor y la tercera cifra, un 2, un 4 o un 5, que dependía del tipo de carrocería que llevase, sedán dos puertas (142), sedán cuatro puertas (144) y break o familiar (145). Como buen Volvo, la seguridad era una de las prioridades del modelo, y en este sentido se introdujeron una serie de nuevas mejoras, como la columna de dirección plegable, cinturones de seguridad traseros o cerraduras reforzadas para evitar que las puertas pudieran abrirse en caso de haber choque. 

Durante los seis primeros años de producción el coche permaneció prácticamente invariable y sólo recibió algunos cambios en 1972, como una nueva parrilla de plástico y nuevos parachoques que resistían un impacto de 8 Km/H. No obstante, el estilo de su carrocería se mantuvo prácticamente invariable en su sucesor, la serie 200, que estuvo a la venta hasta bien entrados los 90.

Neo sigue completando su gama de modelos Volvo con una preciosa miniatura de un 145 break, de buenas proporciones y con el habitual buen detallado de los modelos de la firma holandesa, con múltiples piezas independientes y fotograbados. No podemos obviar un detalle tan bueno como la inclusión de un perrito sentado en el maletero, y es que el maletero del Volvo 145, con una mullida moqueta, era el lugar ideal para que viajase cómodamente el perro de la familia.

No hay comentarios: