domingo, enero 31, 2010

TVR Tasmin T350 de Spark


Desde 1957 hasta 1979 los modelos de la firma británica de deportivos artesanales TVR habían mantenido la misma línea de diseño, que ya la hemos visto en modelos como el Grantura o el Griffith 200 , muy redondeados y rechonchos. En 1980, en el seno del Salón del Automóvil de Bélgica, TVR presentó el Tasmin, un modelo cuyo diseño rompía radicalmente con sus antecesores.


Dicen que el nombre Tasmin se lo puso el propio presidente de la compañía, Martin Lilley, en honor a un amiga especial, aunque la denominación también sonaba muy similar a la de un Maserati, el Khamsin. TVR volvió a confiar en la fórmula con la que desde los años 50 había construido sus vehículos, o sea, un chasis tubular aparejado a una carrocería de materiales plásticos. El Tasmin se ofrecía en dos variantes de carrocería, coupé ( dos plazas y 2+2) y descapotable.

En el apartado mecánico, los primeros Tasmin iban equipados con un motor V6 de 2.8 litros del Ford Capri, de ahí su denominación Tasmin T280. Esta mecánica proporcionaba 160 cv de potencia, suficiente para lograr unas prestaciones bastante respetables para su peso. También se puso a la venta una versión más económica con motor de dos litros, ideal sobre todo para los mercados con alta presión fiscal.

En 1983 TVR introduce una variante de altas prestaciones, el Tasmin T350, equipado con un motor V8 de 3.5 litros Rover de origen Buick. Con 190 cv, el coche incrementaba sus prestaciones en 20 Km/H con respecto al V6. Rover también suministraba la caja de cambios de cinco velocidades. Dentro del mercado de los deportivos de alta gama el TVR tuvo gran acogida por tener un precio muy competitivo con respecto a otros competidores, aunque parece ser que su calidad de construcción era harina de otro costal. Conforme pasaron los años se fueron añadiendo a la gama modelos mas potentes, desarrollados a base de estirar la cilindrada del motor hasta los 4.0, los 4.2 y los 4.5 litros. La producción cesó en 1990.

Spark parece ser la única marca del mercado interesada porque la firma TVR tenga todos sus modelos representados en miniatura, incluyendo los más clásicos. Tras dos versiones del Grantura y un Griffith 200, llega el turno de un TVR de los 80, el popular Tasmin T350, en su configuración V8, que se le reconoce además de por sus logos, por las branquias de refrigeración sobre el capó motor. El modelo está súmamente bien realizado, con la finura habitual a la que nos tiene acostumbrado Spark. Podemos destacar especialmente la excelente realización de las llantas de aleación además del interior, cuero de dos colores y salpicadero de imitación madera. El único punto criticable, que me lo apuntaron unos amigos del Reino Unido, es la placa delantera de la matrícula, no porque corresponda a una numeración del Ulster, sino porque la placa delantera debería de ir con el fondo blanco. No obstante, seguramente si el comprador no es un coleccionista anglosajón este detalle no será un obstáculo a la hora de comprar el coche. Sólo nos cabe esperar que Spark siga ofreciéndonos bonitos TVR clásicos como éste.

No hay comentarios: