miércoles, enero 27, 2010

Buick Roadmaster serie 75 1958 de Brooklin Models

La serie 75 de Buick se presentó en 1957, tras tres años en que la marca venía experimentando unas ventas extraordinarias. Esta nueva generación de vehículos destacaba por una nueva estética, muy barroca y recargada, donde destaca especialmente el abusivo uso de los elementos cromados y las aletas. No obstante, la nueva generación de modelos Buick no tuvo tanta aceptación como sus antecesores.

Como venía siendo habitual, la gama Buick se componía de cuatro carrocerías, sedán, coupé, descapotable y familiar. Igualmente el nombre de cada modelos hacía referencia a su nivel de terminación, de este modo se empezaba con el Special, para seguir con los Century, Super, Roadmaster y Riviera. La terminación Roadmaster, un término que Buick venía usando desde el año 1939, sólo estaba disponible en la serie 75 con carrocería sedán, mientras que la Riviera se reservaba para el coupé y para el cabrio.

Entre las novedades técnicas destacan los frenos delanteros de tambor en aluminio, los cuales permitían una mejor evacuación del calor y, por consiguiente, más efectividad. También se introdujo proviniente de Cadillac la suspensión Air Poise, pero pocos fueron los clientes que optaron por ella. También fue el último año de la caja de cambios Dynaflow que tanta buena fama había dado a la marca.

1958 no fue un buen año para la automoción americana en lo que a las ventas se refiere, pero Buick fue una de las compañías que se resintió especialmente, ocupando el octavo puesto del ránking justo por detrás de Oldsmobile. Los Buick de la serie 75 iban equipados con un motor V8 de 6.000 cc de cilindrada, y en su versión Roadmaster rendía 330 cv.

El Roadmaster 75 de 1958 ha sido una de las novedades fuertes de Brooklin Models del año 2009, muy esperado por los coleccionistas americanos. En líneas generales la miniatura muestra la buena evolución de esta marca que fabrica en metal blanco donde se ve que poco a poco van prestando más atención a los detalles. Llama la atención el precioso color elegido, que en el catálogo de la época se denominaba "Laurel Mist Metallic". El interior es de color gris oscuro. Los cromados causan un contraste muy agradable a la vista. Los ornamentos de las aletas delanteras vienen aparte y hay que pegarlos. En fin, confiemos en que la marca Brooklin no sólo siga ampliando su catálogo de modelos americanos, sino que que vaya mejorando en detalles.

No hay comentarios: