domingo, enero 10, 2010

BMW 600 de Schuco

Uno de los grandes problemas de BMW en la década de los 50, además de su maltrecha situación financiera, era que no disponía en su gama de productos de un coche de tipo medio. A la hora de comprar un BMW dos eran las opciones ateniéndonos a los criterios económicos de los clientes, por un lado el pequeño Isetta, por el otro los grandes sedanes y coupés de motor V8. Lo que realmente necesitaba BMW era un coche de tamaño medio y con un motor de 1,5 litros, o sea, fabricar un coche totalmente nuevo desde cero, cosa que la situación económica no permitía.

Por tanto, y haciendo uso de la tecnología disponible, se optó por crear una versión grande del Isetta, denominado BMW 600. Tomando como punto de partida el chasis y la carrocería del Isetta, el diseñador Willy Black alargó ambos elementos. Para que se pudieran colocar las plazas traseras, las ruedas de atrás se pusieron en los extremos y no juntas como habían ido en el modelo anterior.

El coche seguía teniendo la misma forma de huevo, su característica puerta frontal y se había añadido otra más en uno de los laterales para acceder al asiento trasero. En cuanto al motor, si el Isetta montaba un monocilíndrico el 600 incorporó un Bóxer de 585 cc proveniente de las motos BMW.

Las prestaciones del nuevo pequeñín de BMW parece ser que estaban a la altura, así lo constató el por entonces piloto de pruebas de la casa, Alexander Von Falkenhausen. Alcanzaba los 100 Km/H y superaba a otros autos de mayor tamaño, pero su precio, apenas inferior al de un Volkswagen Escarabajo, no lo hicieron atractivo ante el público, que seguía viendo un microcoche. Se fabricaron un total de 35.000 unidades. La verdadera solución al problema del coche medio de BMW la trajo el sucesor del 600, el 700, ya con una carrocería más convencional diseñada por Michelotti.

Tras un Isetta, un Goggomobil y un Lloyd Alexander, todos con su correspondiente caravana de camping, Schuco presenta esta atractiva versión de su conocida y excelente miniatura del BMW 600. La miniatura está muy bien realizada, con el nivel habitual de la marca alemana. El exterior cuenta con numerosos adornos hechos con piezas independientes. Al igual que al Isetta que ya enseñamos, la puerta es completamente operable.

No hay comentarios: