domingo, diciembre 20, 2009

Lancia Beta HPE de Minichamps


El diseño de coches como el Volvo P1800 ES, el Reliant Scimitar GTE o el Lancia Beta HPE no pasa desapercibido entre el público general que al mirarlos no puede evitar hacerse la preguna de si es un deportivo o un familiar. El Lancia Beta hace su aparición en 1972, cuando la marca ya estaba en manos del grupo Fiat. Se ofrecía con seis carrocerías, berlina, familiar, coupé, spider, Montecarlo de motor central y HPE.


Las siglas HPE querían decir 'High Performance Executive' lo que implica que se trata de un coche que mezcla las altas prestaciones de un deportivo con la practicidad de un utilitario. El HPE usaba el chasis de la berlina pero su carrocería baja derivaba del coupé, por lo menos desde el pilar B en adelante. La parte de atrás era alargada y terminaba en un gran portón trasero que albergaba un maletero de generosas dimensiones, que crecía según las necesidades del automovilistas al plegarse los asientos traseros. El motor derivaba de un bloque del grupo Fiat pero convenientemente adaptado a lo que se esperaba de un Lancia y estuvo disponible al principio en dos versiones de 1.6 y 1.8 litros. El primero fue optimizado en una primera actualización pero el segundo evolucionó a los dos litros.

Las versiones tope del HPE rendían entre 110 y 115 cv, lo que para un deportivo de clase media no estaba nada mal. Las pruebas de las revistas de la época destacan como una de sus mejores cualidades el agarre del coche, pues aunaba el bajo centro de gravedad del coupé con un chasis más grande procedente de la berlina. En definitiva, era un coche que mezclaba el buen comportamiento de un deportivo con las cualidades utilitarias de una berlina familiar. Cabe destacar que el grupo Fiat desarrolló parte de la producción de los Beta en la planta de Landabén de Pamplona, por lo que fue un coche que tuvo una relativa difusión en España. Para los más pudientes fue una suerte poder adquirir un coche diferente a un Seat, Renault, Citroen o Simca, pese a que el motor que equipaba era el mismo del 131 de Seat. Incluso hubo muchos aficionados que consideraron a los Beta Coupé y HPE los sucesores del Seat 124 Sport Coupé.

Si en el post anterior hemos elogiado la excelente miniatura del Fulvia que nos ha proporcionado recientemente Minichamps con el Beta HPE no vamos a ser menos, pues es aún mejor si cabe. Vamos a destacar ante todo que los cromados son eso, cromados y no pintura plateada. Hay elementos que normalmente en las miniaturas pasan desapercibidos, como los tubos de escape, en este modelo vamos a mencionar lo bien ejecutado que está idéntico al del coche original. Igualmente Minichamps ha optado en principio por dos combinaciones de color muy habituales, blanco y plata, ambas con interior en azul. El color claro de la carrocería permita hacer resaltar el contraste con los plásticos negros. En definitiva, una excelente miniatura.

No hay comentarios: