viernes, octubre 09, 2009

Dodge Monaco 1974 de Minichamps


Los años 70 del siglo pasado marcaron un antes y un después en el diseño de automóviles en Estados Unidos. Por un lado, las crisis del petróleo motivadas por los conflictos entre occidente con los países de oriente medio, provocaron grandes momentos de escasez de combustible. Por el otro, la conciencia medioambiental iba despertándose en todo el mundo, así que los grandes paquebotes que hasta ahora habían venido ofreciendo General Motors, Ford Motor Company y Chrysler Corporation, con grandes y potentes motores V8 devoradores incansables de gasolina y productores de primer orden de emisiones contaminantes no eran los coches más adecuados para un era en la que el ahorro de combustible y ser respetuoso con el planeta eran las prioridades del mercado. 

Fue así como empezó la racionalización del mercado automovilístico estadounidense, produciéndose coches de tamaño más contenido y con motores de menor rendimiento. Los rasgos estilísticos simples y rectos que marcaron el estilo de los automóviles a partir de la segunda mitad de los sesenta se mantuvieron e incluso se simplificaron. Así pues, con estos datos introducimos el contexto en el que se movía nuestro invitado de hoy, el Dodge Monaco.


La versión que nos ocupa, el modelo 1974-1977 fue el último Monaco de gran tamaño, montado sobre la denominada Plataforma C. Un coche así llegaba en muy mal momento, pues tras la crisis del petróleo de 1973 vender un coche propulsado por un V8 de 7.2 litros de cilindrada y casi seis metros de largo no era lo más juicioso. No obstante, el Monaco encontró su nicho de mercado, pues fue el coche predilecto de todos los cuerpos de Policía de los Estados Unidos, ya que gracias a su potente motor permitía dar caza muy bien a todos los delincuentes de las carreteras. La versión Custom incluía un equipamiento más lujoso para clientes que querían un coche más personalizado. La siguiente generación de Monacos se construyó sobre la Plataforma B, de menor tamaño y en 1979 dejó de producirse hasta que en 1990 se recuperó la nomenclatura para un nuevo coche.

Como ya he dicho, el Monaco fue usado muy habitualmente como coche patrulla y fue un protagonista habitual de las películas americanas policíacas de los años 70, aunque el Monaco´74 más famoso es el que conducían Dan Aykroyd y John Belushi, los Blues Brothers, en la película 'Granujas a todo ritmo'. Cabe reseñar también la anécdota de que a finales de los 70 muchos Monacos que quedaron como excedentes de las pobres ventas de Chrysler fueron vendidos a productoras cinematográficas como coches de Policía, siendo sometidos a los golpes y accidentes más brutales, valga como ejemplo la popular serie americana 'The Dukes of Hazzard'.

Como casi todos las reproducciones de coches americanos que hace Minichamps, el Monaco es una excelente pieza, tiene unas proporciones muy acertadas y un acabado de gran calidad, además de que la combinación de colores elegida resulta sumamente atractiva, no obstante, más de un coleccionista se preguntará cómo es que Minichamps ha optado por presentar un modelo así cuando cada vez que hace coches americanos suele decantarse por deportivos y modelos lujosos. Sea como sea, está muy bien que todo un clásico de la gran pantalla (sería muy difícil adivinar el número de películas donde ha salido el Monaco del 74) tenga una reproducción de la calidad de un Minichamps.

No hay comentarios: