domingo, agosto 30, 2009

Cadillac Eldorado 1976 de Premium X


1976 fue el año en que Cadillac presentó "el último gran convertible americano". El nombre Eldorado está ligado a la marca de Detroit desde 1952, cuando se presentó un 'showcar' especial para conmemorar las Bodas de Oro de Cadillac. 


El primer Eldorado se incorporó a la gama en 1953. Eldorado es una palabra del castellano y quiere decir varias cosas. Según cuenta la leyenda Eldorado fue un jefe indígena de Sudamérica que cubría su cuerpo de polvo de oro en ocasiones ceremoniales aunque también se denominó así a una supuesta ciudad fantástica situada en la selva del Orinoco que suscitó numerosas expediciones de exploradores europeos, como la de Sir Walter Raleigh. 

Sobre la utilización de este nombre para un coche de Cadillac, dos son las teorías al respecto. Una dice que fue elegido tras ser propuesto por Mary Ann Marini en una tormenta de ideas dentro del departamento de Marketing. La otra, que fue una especie de homenaje a un resort de vacaciones de Indian Wells donde los ejecutivos de GM solían pasar sus vacaciones, aunque como el mencionado club de campo se fundó en 1957, pues ésta última teoría pierde bastante peso.

Desde su primera versión de 1953, el Cadillac Eldorado se situaba en el segmento alto de la marca y sólo por encima suya estaban las enormes limousinas Brougham de la serie 75. Era lo que en Norteamérica se denomina un 'coche personal', en la misma línea que los Lincoln Mark Series, el Buick Riviera o el Oldsmobile Toronado, un automóvil de grandes dimensiones, muy lujoso, de dos puertas y con carrocería coupé o cabriolet. 

Un eslogan de venta de los primeros tiempos rezaba que el Cadillac Eldorado "tenía un capó tan grande como Texas y un motor tan grande como California", dados estos parámetros, cabe contextualizar que el modelo que nos ocupa sé ponía a la venta en plena crisis del petróleo, justo cuando los fabricantes de automóviles ya se empezaban plantear una reducción en el tamaño de los coches y, por supuesto, de sus motores.

A decir verdad, el Eldorado del 76 seguía albergando bajo su capó un enorme motor V8, concretamente de 8.2 litros de cilindrada (500 pulgadas cúbicas), aunque precisamente no era el colmo de potencia, pues tan sólo ofrecía 190 CV, algo escasos para mover las cerca de 2,5 toneladas que pesaba. Su carrocería era el fiel reflejo de las tendencias de diseño que se llevaban en la América de los 70, líneas simples y rectas sin ninguna estridencia estilítica, aunque ya de por sí el colosal tamaño que tenía ya era lo bastante estridente. Tras su retirada del mercado, nunca volvió a fabricarse en los Estados Unidos un descapotable de esas dimensiones. Las versiones posteriores del Eldorado menguaron de tamaño y eran de carrocería coupé.

Hoy les presento un nuevo modelo de la firma Premium X, división de productos de gama alta de Ixo. En esta ovasión estamos ante un producto de una calidad muy alta, con una terminación digna de los buenos fabricantes de resina. Las formas de la carrocería representan muy bien las líneas de este coche. Es más que destacable la profusión de piezas en fotograbado, tanto en el exterior como en el interior (por ejemplo, las rejillas de salida del aire acondicionado). Destacar también un interior excelente, donde destaca el contraste de colores entre la tapicería y el salpicadero. Sí se vuelve a repetir un detalle que ya critiqué en el modelo Fleetwood, los pomos de las puertas modelados y pintados en vez de ser piezas independientes. En definitiva, más puntos positivos para Premium X por reproducir otro de esos coches americanos que siempre se les olvidan a los fabricantes de miniaturas.

No hay comentarios: