sábado, agosto 29, 2009

Alvis TE 21 Saloon & Drophead Coupé de Neo Scale Models




La marca Alvis era en Gran Bretaña la alternativa del automovilista pudiente a Bentley y a Daimler. La nueva generación de modelos que empezó con el TD 21 tuvo su evolución natural en el TE 21. Básicamente las líneas de las elegantes carrocerías diseñadas por el suizo Hermann Grabber y construidas por Park Ward se mantuvieron inalteradas, así pues la marca de Convetry continuaba con un estilo tan conservador como el estilo de vida de los propietarios de sus coches.

El cambio más significativo se intuía en el frontal del coche. Los grupos ópticos simples del TE 21 fueron sustituídos por un nuevos juegos de doble óptica en disposición vertical. Mientras, los faros supletorios, que en el TE se ubicaban junto a la parrilla del radiador, ahora estaban sobre el parachoques. 

Igualmente, el motor seguía siendo el mismo seis cilindros de tres litros que se usó en el TA 21 de 1950, pero que en el TE 21 erogaba 130 CV de potencia suficientes para superar los 170 Km/H. Podía ir equipado con una caja de cambios manual o automática, ambas fabricadas por ZF. Estuvo disponible desde 1963 a 1966, tanto en carrocería cerrada -Saloon- como descapotable -Drophead Coupé-, hasta que fue sustituído por el TF 21, el cual puso fin a la serie y del que hablaremos en un próximo capítulo. 

Fuera de Gran Bretaña, Alvis no es una marca muy popular, sobre todo porque su actividad en la automoción cesó hace ya muchos años, no obstante, están muy valorados en el mercado del automóvil clásico. El TE 21 más famoso que se conoce era el que conducía el actor Stephen Fry en la serie británica 'Kingdom'.

Básicamente los TE 21 tienen el mismo buen acabado que el TD 21 que mostramos en otro artículo anterior, aunque aquí los elementos independientes del frontal destacan un poco más. En el caso del Saloon, Neo ha optado por un color burdeos muy elegante y propiamente británico cuya sobriedad se ve respaldada al llevar llantas sólidas, muy similares a las de los Rolls Royce y Bentley de la época. El volante está en la derecha. En cambio, el cabrio o Drophead Coupé luce un color muy llamativo, una especie de bronce metalizado, acompañado de unas deportivas llantas de radios estilo Dunlop. Al llevar el volante a la izquierda y con una combinación de colores más atrevida podría tratarse de un ejemplar para el mercado estadounidense. Ambos modelos están muy bien rematados y sus formas expresan perfectamente las líneas proyectadas en su día por Grabber. Destaca la profusión de elementos independientes ornamentales. El interior igualmente está muy conseguido, destacando las calcas de imitación de la madera en el panel del salpicadero y en los paneles de las puertas. En definitiva, dos miniaturas tan bien realizadas que pueden pasar por coches reales.

No hay comentarios: