domingo, enero 18, 2009

Lancia Aurelia B20 GT de Ixo






1949 fue el año en que cesó la fabricación del Aprilia, el coche más exitoso y avanzado de Lancia hasta la fecha, por lo que la marca turinesa se enfrentaba al enorme desafío de tener que superarse a sí misma. Aurelia fue el nombre elegido para el automóvil que tomaría el testigo del Aprilia, una denominación que seguía la tónica habitual de Lancia entonces, un nombre femenino de la antigua Roma que hacía referencia a una de las carreteras más famosas del extinto imperio. 


La principal novedad del nuevo Lancia era su motor, el primer seis cilindros en V que se construyó, obra de los ingenieros Francesco de Virgilio y Vittorio Jano. Al igual que su predecesor, conservó la construcción monocasco y la suspensión independiente a las cuatro ruedas. Cada variante del Aurelia se identificaba con un número, así la berlina era el B10, la limousine el B15 y el Spider, el B24. El modelo Coupé-GT, que es el que hoy nos ocupa se llamó B20. Éste contaba con una carrocería de diseño muy elegante a la vez que simple, obra de Pininfarina.

Las primeras versiones del motor V6 cubicaban 2.0 litros y rendían 70 cv de potencia. Para la segunda serie, la potencia creció hasta los 80 cv y en 1952, gracias a la adopción de dos carburadores dobles Weber, llegó a los 90 cv. En la tercera serie, la mecánica alcanzó los 2.4 litros. Para la cuarta serie se incluye la elegante carrocería descubierta 'Spider América', con muy buen acogida del pública y famosa por su aparición en la película 'Il sorpasso' de Dino Rissi, con Vittorio Gassman y un joven Jean Louis Trintignant. El motor alcanzó su máxima potencia, 112 cv, para sexta y última serie, antes de ser sustituido por el Flaminia.

Fue el Aurelia B20 Coupé el primer automóvil de calle en emplear las siglas GT, de 'Gran Turismo', a la par que de que está considerado el primer vehículo de esta clase. Recordemos que un automóvil de clase 'Gran Turismo' es aquel que se encuentra a medio camino entre un coupé deportivo y una berlina de lujo. Son coches concebidos para realizar largos viajes a elevadas velocidades de crucero pero sin renunciar al confort y al refinamiento.

Siempre me ha gustado, sobre todo para aquellos visitantes del blog a los que los datos más técnicos aburren, reseñar la aparición de los coches analizados en cualquier expresión del arte. En este caso, el Aurelia B20 GT quedaba inmortalizado por el autor belga Hergé en la aventura 'El Asunto Tornasol' del popular heroe belga del cómic Tintín, en este caso se trata de un llamativo B20 GT rojo oscuro que conduce un apasionado conductor italiano que no duda en ayudar a los héroes protagonistas, Tintín y el capitán Haddock, a perseguir unos malhechores que han secuestrado a su amigo, el profesor Tornasol.

Sorprendente es como puede calificarse esta miniatura de Ixo, por sus buenas proporciones y por su excelente acabado, algo que demuestra que la marca china se está poniendo las pilas ante la competencia que otras como Norev o Minichamps suponen, de hecho, pese a que todavía Ixo no haya llegado a la calidad de Minichamps, sí se puede decir que puede hablar de tú a tú a Norev y dejarla en clara evidencia. Quizás el mayor fallo que encontramos en este Aurelia sean los faros delanteros principales demasiado pronunciados, aunque no supone un hándicap en absoluto para hacerse con esta miniatura, bastante más lograda que modelos más antiguos y algo más obsoletos de Solido y Brumm.

1 comentario:

Roberto dijo...

Lo mismo que para el Sting Ray, vale para este Aurelia. Yo me he comprado la versión rallie de Montecarlo en versión blanca, y coincido contigo en todo. A no ser por los faros "saltones" y un poco más pequeños de los reales, gran miniatura, sobre todo para su precio. Un saludo.