jueves, enero 22, 2009

Alfa Romeo GTV 6 2.5 de Minichamps








Giugiaro se encargó de diseñar la versión coupé de la berlina Alfetta cuando todavía trabajaba para Bertone. El resultado de estos trabajos se materializó en 1974 en un precioso coupé que primero se llamó Alfetta GT y después GTV. Hasta 1976 estaba disponible con dos motores de cuatro cilindros, los mismos que la berlina, uno de 1.6 litros y otro de 1.8 litros. 


Fue en 1976 cuando llegó la primera variante interesante de este coche, el GTV 2000, que ya montaba un motor más propio para la versión deportiva de una ya de por sí muy deportiva berlina. A principios de los 80 el coche recibió un restyling, estribando su cambio más llamativo en las nuevas defensas y otros elementos del exterior, que pasaron a ser de plástico en lugar de los cromados que hasta ese momento había lucido el vehículo. Fue entonces, a

A partir de 1981 se introdujo el GTV 6, fácilmente reconocible por su capó sobreelevado y con rejilla, que montaba un motor de seis cilindros en V y 2.5 litros de cilindrada que le proporcionaba 160 CV y hacer el 0 a 100 en 8,8 segundos. En los años 80 fueron muy populares entre los jóvenes triunfadores de clase media los coupés de gama medio-alta derivados de berlinas, ya que contaban con un aspecto muy deportivo, tenían buenas prestaciones y espacio suficiente para cinco ocupantes y el equipaje. 

El GTV 6 era un buen ejemplo de ello y era un coche capaz de rivalizar con el mismísimo BMW Serie 3 Coupé, quizás el paradigma de este tipo de vehículos. No obstante, los rivales naturales del GTV 6, sobre todo por su filosofía de coupé deportivo con portón trasero, fueron los Audi GT Coupé, Ford Sierra XR4 y el Opel Monza. 

El GTV sentó un precedente en Alfa Romeo, ya que hasta que salió la marca no contaba con un deportivo tan práctico y espacioso. Era muy llamativo también su cuadro de instrumentos. Sin faltar a la referencia cinéfila, muchos recordarán al actor Roger Moore en su papel de James Bond en la película 'Octopussy', huyendo de la 'Polizei' alemana en un GTV 6 de color oscuro, que curiosamente Minichamps también ha lanzado, aunque en esta ocasión la vena purista del 'rosso alfa' me ha hecho decantarme por este ejemplar, que por otra parte era uno de los colores más usuales.

Otra de las novedades que los coleccionistas esperábamos de Minichamps era el GTV 6. Ya Minichamps contaba con un bonito GTV 2000 del que ya escribí una reseña, pero para personajes que, como el que les escribe, comenzó a vivir en los años 80, el GTV 6 es el que realmente recordamos con más nostalgia y cariño por haber sido un coche habitual de nuestras calles. Con ambos modelos en la mano me atrevo a afirmar que Minichamps ha aprovechado el molde ya existente del 2000 para el GTV 6, cosa que está bien, pues sus líneas son muy correctas y proporcionadas. No obstante, queda claro como el acabado del GTV 6 es más fino, quedando patente en el remate de los plásticos negros que conforman el marco de las ventanas, aunque todo el conjunto exterior es muy bueno. En el interior destacan sus asientos claros haciendo contraste con el rojo del exterior y su clásico volante de madera de tres radios. Una vez más Minichamps sigue demostrando su buen hacer con los modelos Alfa, con una miniatura que no debería faltar en la colección de todo amante de la marca de Milán.

No hay comentarios: