sábado, abril 07, 2007

Mercedes 560 SEL W126 de Minichamps






No cabe ya la menor duda que el W116 supuso para la marca de Stuttgart un paso de gigante que la consagró en lo más alto del segmento de los vehículos 'Premium'. Pero este coche tuvo la difícil tarea de sobrevivir a dos crisis energéticas, por lo que a la hora de buscarle un sustituto, se optó por el ahorro y la racionalidad por encima de la opulencia. El resultado, denominado internamente W126, quedó avalado con 12 años de exitosa vida comercial y uno de los modelos más espléndidos que la marca de la estrella ha desarrollado en su vida. 

En lo que al diseño se refiere, prima más la eficiencia y la sencillez que el lujo. El nuevo W126 tenía un coeficiente aerodinámico mucho mejor que el W116, lo que se traducía en un beneficio de prestaciones sobre todo, en las versiones más básicas mecánicamente y los diésel. En el apartado de motores volvemos a lo mismo, unas mecánicas que para adaptarse a las nuevas tendencias de ahorro de combustible y menos emisiones, bajaron su potencial y se beneficiaron de esta carrocería con menor resistencia al aire y menos peso. 

Los motores también se aligeraron. Como era constumbre en Mercedes, había versiones para todos los gustos, desde los 260 y 280 de seis cilindros, a los 380 y 500 equipados con motores V8. Para los que buscaban un vehículo grande y lujoso, pero con consumos de combustible muy ajustados estaba la variante 300 Turbodiésel. Las mecánicas evolucionaron con la llegada de los 300, 350 diésel, 420 y 560, este último constituyó el tope de gama, una nueva versión del V8, aligerada de peso y con una impresionante entrega de potencia que llegaba a los 300 cv -280 con catalizador-. Por supuesto se ofrecían la carrocería de batalla larga, y la elegante versión coupé de la que ya hemos hablado en anteriores ocasiones. 

En definitiva, el W126 era una berlina grande, potente y muy confortable apta para grandes viajes, y todo un referente en su segmento. Quizás la serie 7 de BMW la superó en potencia y prestaciones, pero jamás en lujo y refinamiento. Cabe destacar que fue un coche muy valorado como vehículo de representación. El canciller alemán Helmut Kölh siempre se desplazó en uno de estos. El carrocero Trabco desarrolló una imponente limousine. Cabe destacar que en España fue el vehículo oficial de la Casa Real y del equipo de Gobierno socialista que presidió Felipe González. De hecho el PMM todavía guarda muchos de estos para visitas y cortesías, dando así fe de su alta fiabilidad mecánica. Existe la anécdota de que uno de los ministros del PSOE, concretamente el aragonés Juan Alberto Belloch -el popular 'Biministro de Interior y Justicia- ,que solía usar un 560 SEL como coche oficial, cuando se lo fueron a cambiar, se negó en rotundo alegando que él mismo abonaría de su sueldo los gastos de reparación que originase. En definitiva, un coche para la eternidad en el más estricto sentido de la palabra.

Esta miniatura de Minichamps presenta un acabado similar a su hermano el 450 6.9. Juega con la ventaja de ser la única réplica que se puede encontrar hoy día con cierta facilidad y a precios razonables. En mi caso particular, voy a criticar el color, que si bien la gama que ofrece el fabricante es muy amplia no se cómo pudieron incluirlo, pero como fue el único que encontré, pues así está bien. Además, sale de la monotonía de que los Mercedes deben ser en color oscuro o metalizado.

1 comentario:

anonymous dijo...

Me gusta mucho tu blog sobre los coches en miniatura.
www.cochesycoches.org