martes, febrero 27, 2007

Maybach DS8 Zeppelin 1932 de Minichamps






Wilhelm Maybach fue un hombre que estuvo ligado siempre a personajes de la ingeniería y la tecnología del momento. Fue colaborador de gente como Gottlieb Daimler, Emil Jellineck o el mismísmo Conde Von Zeppelin, para el que construyó un descomunal motor de 21 litros. Al morir víctima de la neumonía en 1929, su hijo Karl, recondució la empresa y la convirtió en la fábrica de automóviles Maybach Manufaktur. 

El modelo DS8 Zeppelin fue un coche verdadermente sorprendente y rompedor. La marca más prolífica de Alemania era Mercedes. Auto Union tuvo en sus elegantes Horch un vehículo con clase y elegante. Pero los Maybach eran superiores. En una época donde los fabricantes luchaban entre sí por la mecánica más grande y potente, Karl Maybach dotó a su modelo Zeppelin de una mecánica 12 cilindros en V de 8 litros de cilindrada y que entregaba 200 cv al acelerador. Esta cifra en el año 1932 convirtió al Maybach en uno de los coches más rápidos de su tiempo, siendo una marca que se codeó y se enfrentó de tú a tú a auténticos titanes de la automoción mundial como la Rolls Royce inglesa, la Hispano Suiza española, la Bugatti francesa o la Duessenberg americana, por aquel entonces, el olimpo de las cuatro ruedas. 

Otro rasgo del Zeppelin era la incorporación de una caja de cambios de siete velocidades hacia delante. Sus coches eran de una belleza sublime y la alta sociedad alemana los valoró mucho, uniéndose a estos algunos jerarcas del Tercer Reich, aunque la mayoría de estos preferían sus Mercedes. La empresa Maybach tras la guerra no volvió a fabricar coches y pasó denominarse Motoren Turbinen Union. Mercedes la reflotó hace unos años para fabricar una limousina de gran lujo capaz de competir con los Rolls Royce y Bentley actuales. Pese a todo, un Maybach Zeppelin seguirá siendo un portento y un símbolo del genio y el talento que existió una vez en el mundo de la automoción y un Maybach actual (Tipo 57 o 62) no será otra cosa que un Mercedes clase S con los distintivos cambiados, pintura bicolor y con una enorme saturación de elementos electrónicos informáticos más orientados a la parafernalia.

Poco a poco Minichamps va tímidamente lanzándose a incluir en su catálogo miniaturas de coches de los años 30, como ya se ha visto con sus Horch y algún Mercedes de la serie de autos presidenciales. Estas miniaturas son especialmente vistosas pues añaden su peculiar y bonita estética el buen acabado que esta marca imprime a sus creaciones. Pese a que el Maybach DS8 era un automóvil más bien de diseño austero, la miniatura cuenta con muy buenos detalles, algunos especialmente sorprendentes como el emblema de Maybach y el logo 'Zeppelin' en en frontal hechos de material fotograbado. También el interior está muy bien rematado. La miniatura viene en una urna especial un poco más grande de las habituales que usa Minichamps.

No hay comentarios: