lunes, febrero 12, 2007

BMW 2002 Turbo 1973 de Minichamps







La serie 02 de BMW irrumpió en el mercado en el año 1966 y no tardó en afianzarse como un inmejorable sedán deportivo dotado de un diseño muy atractivo y vanguardista. El primer modelo en aparecer fue el 1602, de motor 1.6 litros, versión para que fuera distribuida masivamente, dócil y fácil de conducir a la par que maniobrable y muy refinado. La gama se fue completando con el 2002 de 2.0 litros, en versiones TI (dos carburadores) y TI i (inyección). Se ofrecían carrocerías cabrio y un curioso break de dos puertas denominado touring. 

Pero sin ninguna duda, la versión estrella y más valorada por los aficionados fue el 2002 Turbo. Se presentó en el Salón de Frankfurt de 1973 y sentó el precedente de la moda que imperaría en el automovilismo durante la década de los 80. Sus diferencias con la versión normal eran acusadas. En el capítulo mecánico, su motor estaba dotado de un compresor KKK que le confería 170 cv. Las suspensiones estaban rebajadas, los frenos modificados, disponía de caja de cambios de cinco velocidades, así como un mayor depósito de carburante. 

Exteriormente era fácilmente reconocible, pues montaba un spoiler delantero, un discreto alerón trasero y pasos de rueda sobredimensionados. Lo más curioso era la leyenda “2002 Turbo” escrita al revés en dicho spoiler, colocada estratégicamente para que los demás conductores pudiesen leerla desde sus retrovisores y "se quitarán al verlo llegar", como si de una ambulancia se tratase.

Sus prestaciones eran de auténtico infarto y su conducción era muy agresiva. Al ser un motor turbo a carburación, se producía lo que se conoce la respuesta retardada de la potencia, o sea, el motor no la entregaba de forma progresiva, sino, como si de una patada se tratase, lo que confería a este coche un carácter salvaje e indómito. Alcanzaba más de 160 Km/H en menos de 20 segundos, algo inusual en una berlina así en aquellos años, siendo su velocidad máxima de 210 Km/H... casi nada...

Pero fue su excesivo consumo en plena Crisis del Petróleo lo que llevó a BMW a cancelar el 2002 Turbo sólo un año después. Y es que incluso desde el Bundestag recibió críticas debido a este factor. Sea como sea, ha pasado a la historia como uno de los monstruos sagrados de la mitología BMW, además de ser el primer coche europeo de fabricación en serie con motor turboalimanetado, anticipándose a otros dos titanes como el Saab 99 Turbo y el Porsche 930 Turbo. Aún así supuso para BMW el germen de sus modelos de serie de altas prestaciones, siendo un claro antecesor de la saga M3, sobre todo del primer modelo, el E30. 

Hoy protagoniza 'El Kekomóvil' una de esas miniaturas que muchos coleccionistas tienen en busca y captura, el BMW 2002 Turbo de Minichamps. Su terminación puede calificarse de sobresaliente con un acabado inmejorable en el exterior, a excepción de un no muy afortunado tubo de escape. El interior es igual de simple y sobrio que el del modelo real pero correcto. Se recomienda tener cuidado con las calcas pues el paso del tiempo suele causarles problemas.