martes, diciembre 26, 2006

Bentley S1 Continental Flying Spur 1959 de Minichamps





Bentley pasó a manos de Rolls Royce en la década de los 30. Fue a raíz de la IIª Guerra Mundial cuando la directiva de Rolls Royce decidió que los Bentley y sus propios modelos compartirían tanto carrocería como órganos mecánicos. Lo cierto es que no sólo fue así, sino que llegó un momento en que ambos eran el mismo vehículo pero con distinto logotipo, diferenciándose sólo en la adopción de dos carburadores en las mecánicas de los Bentley, para dar un aire "más deportivo" a los repompeados Rolls Royce. 

El S1 era el hermano gemelo del Silver Cloud I. El modelo que nos ocupa es una variación diferente y fundamentalmente sólo se fabricó bajo la enseña de la B alada, salvo raras excepciones. La carrocería de serie de los Silver Cloud y S-Type era denominada Pressed Steel. En el caso de los Bentley, HJ Mulliner ofrecía el precioso coupé Continental. La versión Flying Spur fue una síntesis a a medio camino entre la carrocería Pressed Steel de serie y la coupé Continental. El resultado de dicho "cruce" fue una preciosa y esbelta berlina con la apariencia de un coupé, pasando así a denominarse coupé de cuatro puertas. Durante todo el período que estuvo en el mercado el Silver Cloud/S-Type, entre las carrocerías especiales siempre estuvo ésta, variando sólo en el apartado mecánico y en el caso del S3 Flying Spur, adoptando los dobles faros delanteros. 

Con la aparición del Silver Shadow/T-Type, llegaron las formas cuadradas y rectilíneas caracterizadoras del diseño automovilístico que se vería durante el resto de los 60 y los 70. La denominación Flying Spur volvió a aparecer a mediados de los 90, de la mano de Rolls Royce, como una versión tope de gama resultante de equipar al Silver Spur con el motor turboalimentado del Bentley Turbo R. Con la adquisición de Bentley por parte de Volkswagen, el nombre Flying Spur volvió a utilizarse de nuevo, esta vez realizando otra vez una berlina de tinte deportivo, derivada del modelo Continental GT, resucitando así la misma filosofía que a finales de los 50 llevó a HJ Mulliner a crear esta carrocería. 

El Continental Flying Spur tuvo muy pocos rivales en el mercado, al tratarse de un tipo de coche tan novedoso y exótico. La orma de su zapato la encontró en el poderoso Facel Vega Excellence, fabricado en Francia por Jean Daninos, que dotado de una poderosa mecánica Chrysler V8, conseguía unas prestaciones de infarto en un coche tan grande y pesado. 

La minitaura que Minichamps ha presentado recientemente, muestra un salto de calidad bastante signifcativo, desde que hace más de un año apareciera el R-Type Continental. Ni mucho menos voy a decir que éste último sea malo, todo lo contrario, pero cuando se ponen juntos y se comparan, se nota la evolución y el camino que quiere seguir Minichamps, con multitud de elemntos exteriores ornamentales propios del modelo y creados con piezas independientes y en un interior totalmente detallado. Sin duda, de las miniaturas más vistosas y mejor conseguidas que han entrado últimamente en mi vitrina. Esperemos que Minichamps siga en el camino de ofrecer más Bentleys clásicos, ya que existe un gran vacío en el mercado actual de estas miniaturas.

No hay comentarios: