martes, noviembre 07, 2006

Triumph TR6 de Minichamps







A finales de los años 60, la Standard Triumph se enfrentaba a dos difíciles situaciones. Por un lado, el fracaso comercial que había supuesto su modelo TR5/TR 250, modelo que sustituyó al exitoso TR4, que al montar un motor seis cilindros y 2,5 litros de las berlinas 2000 había perdido toda la esencia deportiva de su antecesor, animado por un brioso y potente cuatro cilindros. Por el otro, la fusión empresarial entre la Standard Triumph y la British Motor Corporation para conformar el nuevo consorcio British Leyland. Ante este panorama, Triumph debía buscar un sustituto para los TR5/TR2 250.


El fracaso del MGC de seis cilindros allanó a Triumph el camino para poder proporcionar un nuevo deportivo con este tipo de motor, pues la empresa, entendió que tenía una cuenta pendiente con ofrecer una mecánica de esta clase acorde con su pedigree deportivo, sobre todo para el principal público comprador, el de los Estados Unidos. 

El hasta ahora responsable del diseño de los deportivos Triumph, el italiano Giovanni Michelotti, se encontraba muy ocupado con la nueva generación de vehículos de la British Leyland, por lo que el diseño del nuevo deportivo de la serie TR fue encomendado a un nuevo socio que tuvo que buscarse Triumph, labor que finalmente recayó en la empresa alemana Karmann de Osnabrück, en Westfalia, una compañía en expansión. 

Realmente el inicio de colaboración entre Karmann y Triumph fue especialmente complicado, pues el presupuesto era muy limitado y los comités de British Leyland impusieron muchas exigencias al trabajo, entre ellas que elementos de la carrocería como los pasos de rueda, plataforma, parabrisas, puertas y paneles interiores eran intocables. Además sólo tenían 14 meses de plazo para culminar el encargo. Por tanto, en Karmann se limitaron a rediseñar y poner al día la carrocería del TR5, sólo modificando el frontal y la trasera. La calandra aumentó de tamaño aunque era más estrecha ahora, con el logo 'TR6' en el centro. La trasera perdió los clásicos aletines lo que trajo consigo un aumento de capacidad en el maletero. Mejoró la capota de lona, se le dotó de un nuevo techo duro y de unos nuevos asientos más ergomómicos y confortables.

El motor de seis cilindros fue mejorado, su potencia bajó hasta los 142 cv pero sus prestaciones mejoraron levemente gracias a la nueva carrocería de Karmann, de hecho, fue el principal atractivo de este coche, que llegó a ser el TR más longevo de todos, estando siete años en el mercado. Su producción total se acercó a las 95.000 unidades. En 1976 fue reemplazado por el TR7, modelo radicalmente diferente.

Esta miniatura del TR6 hecha por Minichamps tiene muchas buenas cualidades. En primer lugar un molde perfecto que no deja duda de que coche se trata. Luego hay que añadir el buen acabado de los exteriores con piezas independientes y tampografía. El interior es también muy bueno con todos los elementos diferenciados y cada uno pintado de su color correspondiente, incluyendo el característico cuadro de mandos de madera. También cuenta con la base metálica, algo poco común en un Minichamps.

No hay comentarios: