viernes, septiembre 01, 2006

Mercedes 300 SEL 6.3 W109 de Minichamps






"Luce el sol de la mañana en una tranquila autobahn alemana. Un joven rubio disfruta de la conducción extrema de su Porsche 911 S 2.4 de 190 cv por el carril izquierdo. De repente siente como un vehículo le hace señas con las luces para que le deje paso pues su velocidad es superior. El joven queda perplejo cuando ve a un señor de unos 60 años al volante de una berlina Mercedes. El joven le deja paso, pero siente herido su orgullo y como el tráfico está muy tranquilo intenta dar alcance al Mercedes, comienza a exprimir las marchas de su Porsche, pero no puede alcanzarlo, lo único que ve es una leyenda en la parte trasera del coche, '6.3'...."

En 1965, Mercedes decidió que era un buen momento para cambiar la clase S W111 y 112, conocidos popularmente como 'Heckflosse' o 'Colas'. Su sucesor era un coche mucho más coherente y acorde con los tiempos y recibía la denominación interna W108 y 109, según la longitud de su batalla.

Exteriormente, los nuevos Mercedes eran más largos, anchos, bajos y sobrios que sus barrocos antecesores, gracias al diseño aportado por Paul Braq, además de gozar de una numerosa y excelente gama de motores, que iban del 2,5 litros del 250 SE, hasta el 3,5 litros de ocho cilindros en V, del 300 SEL 3.5. Incluso para el mercado norteamericano había una versión más grande del V8, denominada 300 SEL 4.5.

Era un período en que Mercedes no tenía en su gama un auténtico deportivo, ni siquiera el 280 SL Pagoda. En 1966, los ingenieros de la marca decidieron experimentar colocando el inmenso motor V8 de 6,3 litros y 250 cv a un modelo W109. El coche fue puesto a disposición de diversos ejecutivos de la empresa, los cuales sin conocer detalles, quedaron inmediatamente sorprendidos.

Finalmente vió la luz el 300 SEL 6.3, el que puede ser considerado como la primera berlina deportiva de Mercedes. La empresa AMG preparó una versión de calle con 300 cv y una para el campeonato europeo de turismos denominada 300 SEL 6.8 AMG. Muchos profesionales de la prensa del motor no dudaron en calificar al 6.3 como un auténtico 'Muscle Car' por sus impresionantes prestaciones. Hoy día es un Mercedes con mucho éxito entre coleccionistas.

La miniatura de Minichamps es una de las mejores realizaciones de la marca y todo un clásico entre los coleccionistas, ya que supone un ejemplo a seguir en lo que a calidad de acabados se refiere. Exteriormente observamos multitud de detalles como la clásica parrilla alzada, los faros normales y antinieblas, los tapacubos, tiradores de las puertas, los anagramas e incluso la estrella, están ejecutados con una maestría impecable. El interior cuenta también con todos los detalles, como el cuadro de instrumentos, la tapicería, los remates de madera, la palanca de cambios e incluso el clásico volante de los Mercedes de los 60 con su aro cromado a modo de claxon. Toda una referencia.

No hay comentarios: