viernes, julio 28, 2006

Seat 1500 de Altaya






El Seat 1500 vino a ser el ejemplo principal de la tímida mejora económica y social que España comenzó a experimentar en los primeros años de la década de los 60 fruto de las reformas implementadas por el nuevo Gobierno de Franco, en cuyo gabinete empezaron a sentarse nuevos ministros ajenos al stablishment del Movimiento Nacional, los llamados 'tecnócratas', profesionales de reconocido prestigio en su mayoría muy afines al Opus Dei, importantísimo grupo de presión entonces. El Seat 600 vino a paliar la necesidad popular de automóviles utilitarios de España, mientras que el 1400, el primer modelo Seat, tuvo una difusión más limitada y sobre todo se dirigió a las élites sociales. Pasados los años, la sociedad española mejoraba su poder adquisitivo y entre otras muchas cosas, demandaba un automóvil más grande que el 600. Había llegado la hora del 1500.

Presentado en la Feria de Muestras de Barcelona de 1963, el nuevo sedán de Seat montaba la misma carrocería de su antecesor, el 1400 C, o lo que es lo mismo, la de los Fiat 1800/2100/2300. Era una carrocería con un diseño de gran reminiscencia americana, de lineas rectas, faros encastrados bajo angulosas viseras y las típicas aletas traseras protuberantes, diseño realizado en su día por Pininfarina, con una gran similitud con los Peugeot 404, Morris Oxford y Austin Cambridge. Se diferenciaba del 1400 C por su nueva calandra de lamas horizontales, nuevas llantas y tapacubos y, por supuesto, un nuevo motor de 1.5 litros y 72 cv de potencia. Costaba 134.000 pesetas de la época, cinco mil más si se optaba por la versión Lujo.

Su vida comercial fue larga y exitosa, pues entre otras cosas, no enía rival en España al no fabricarse en territorio nacional un auto de similar empaque. Aparte de su buena acogida como coche particular, fue empleado como coche oficial por la Administración, coche de patrulla en diversos cuerpos de Policía y, tomando como base la versión familiar, ambulancia, coche fúnebre y hasta furgón comercial. Verlo en aquellos años circulando o bien aparcado en las calles españolas, daba la sensación de ser un coche mucho mayor de lo que en realidad era.

En 1968, Seat introduce su nuevo servicio de financiación Fiseat para el pago a plazos de sus coches. Los 1500 reciben una serie de mejoras estéticas y mecánicas, entre ellas, los frenos de disco, alternador y nuevas llantas de cinco tornillos con nuevos tapacubos. Un año después se produce un cambio estético bien significativo, la nueva carrocería con el frontal de doble faro, procedente del recientemente retirado del mercado Fiat 2300 berlina. El interior recibió algunos cambios estéticos y el motor incrementó su potencia. 

Ese mismo año llega también la versión a gasóleo, el 1500 Diésel 1800 Benz, con motor 1.8 litros Mercedes Benz de los que se fabricaban en la planta Barcelonesa de San Andrés, donde una vez estuvo la firma de coches de lujo Elizalde. Si bien, el 1500 con motor diésel había existido desde su lanzamiento, eran coches modificados por sus propietarios con mecánicas Barreiros o Perkins que se utilizaban como taxis y similares. El 1500 Diésel Benz erogaba 46 CV de potencia y superaba los 100 Km/H. En 1971, el 1500 Diésel recibe el nuevo motor Mercedes 2.0 litros de 55 CV, que ya superaba los 130 Km/H. Ese año se le practicaron los últimos cambios, pues en 1972 el 1500 dejó de fabricarse tras nueve años en el mercado, dejando su lugar al nuevo 132.

La miniatura corresponde al número 1 del coleccionable 'Nuestros Queridos Coches', editado por Altaya. Está realizada por Ixo en metal. Posiblemente sea una de las miniaturas más queridas por los coleccionistas españoles pues hasta entonces no habían tenido un modelo a escala tan bueno y detallado de todo un símbolo de la automoción nacional. Cuenta con un molde acertado y correcto en formas y proporciones y un gran nivel de detalle en su acabado.

No hay comentarios: