sábado, julio 01, 2006

Opel Diplomat B de Minichamps






Opel introdujo en 1969 la segunda generación o Generación B de su serie KAD (Kapitän-Admiral-Diplomat) de modelos de alta gama o "coches para viajar". Eran ligeramente más pequeños que sus antecesores de 1964 y su renovado diseño tenía aún más marcada la reminiscencia americana, de hecho, es muy común confundir de lejos uno de estos grandes Opel con un Chevrolet o un Buick de coetáneo.

También se produjo una racionalización mecánica en la gama. Mientras el modelo de acceso y el intermedio, los Kapitän y Admiral, sólo estarían disponibles con el motor de seis cilindros en línea 2.8 litros, el Diplomat ocuparía el tope de la gama equipando el V8 327 'Small Block' de 5,4 litros y 230 cv de potencia de Chevrolet. Mientras que el Kapitän y el Admiral básicamente eran idénticos estilísticamente el Diplomat era diferente, fácilmente reconocible por sus grupos ópticos delanteros verticales, el techo de vinilo, las llantas de aleación y también la parte trasera, con faros específicos y una banda ornamental cromada sobre la que se situaban los anagramas Diplomat V8.

Opel mantuvo los modelos de la serie B de la gama KAD en el mercado hasta 1977 pese a que las ventas fueron modestas, 23.500 unidades en el caso del Diplomat, todo motivado principalmente por lo difícil de vender como automóvil gama alta un modelo que luce en su capó el emblema de un fabricante de utilitarios. Con todo, el Diplomat era una excelente alternativa y de calidad al Mercedes Clase S W116 y al Jaguar XJ.

Contrariamente al Diplomat A, el B no contó con la elegante versión coupé que diseñase Karmann. El piloto y empresario alemán Erich Bitter construyó un llamativo deportivo diseñado por Frua tomando como base el chasis y el motor del Diplomat B, el Bitter CD. El Diplomat B fue sustituido por el más pequeño Senator, siendo hasta el día de hoy el automóvil de mayor empaque construido por los de Russelsheim.

Minichamps presenta una miniatura con un acabado muy agradable. Muy bien resuelto ha quedado el efecto del techo, en simulación del vinilo que traía el coche real. Las llantas de aleación están perfectamente reproducidas. El interior, aunque negro, tiene diferenciados tanto en forma como en color, todos sus elementos, como por ejemplo el selector del cambio, el cuadro de instrumentos y los paneles en simulación madera. En el exterior hay gran cantidad de elementos cromados y anagramas realizados con tampografía. Los neumáticos cuentan con banda blanca, como era habitual en los autos americanos de la época.

No hay comentarios: